domingo, 13 de septiembre de 2015

Spencer Davis Group


Cuando se habla de grupos británicos de los 60, y sobre todo de la British Invasion, pocas veces se nombra a The Spencer Davis Group. Por supuesto, si hablamos de aquella invasión de grupos británicos en las listas norteamericanas hay una primera línea formada por los Beatles, los Stones, los Who o los Dave Clark Five (sí, un caso raro, otro día hablaremos de ellos). Por detrás, un montón de grupos desde The Animals hasta Them pasando por Herman's Hermits. The Kinks lo tuvieron algo más complicado, y su reconocimiento en los Estados Unidos no llegaría hasta unos años después. Sin embargo el grupo de Spencer Davis, en el que militaba un jovencísimo Steve Winwood, no suele estar entre los más recordados. Nik Cohn, en su libro Awopbopaloobop Alopbamboom, publicado en los últimos años de la década de los 60, ni siquiera lo menciona. Sí lo hace con Traffic, el siguiente grupo de Steve Winwood, aunque un poco de pasada. Pero ni rastro de Spencer Davis. Como si no hubiese existido. Quizás fueron demasiado americanos para los británicos, un poco al estilo de Eric Burdon, pero habían conseguido un número 1 en su país, y en los Estados Unidos, a pesar de no figurar entre los grupos más exitosos, si tuvieron un considerable impacto entre una generación de músicos: Grateful Dead, The Guess Who o Chicago hicieron versiones de sus temas. 

Spencer Davis Group se formó en 1963, en Birmingham (UK), ciudad donde se había desplazado Spencer Davis, un guitarrista gales. En sus primeros tiempos en la ciudad Spencer formó pareja artística y sentimental con Christine Perfect, que más tarde se convertiría en Christine McVie y se uniría a los Fleetwood Mac. Un día Spencer se fijó en los hermanos Winwood, sobre todo en el pequeñajo Steve que cantaba y tocaba el teclado con una energía impropia de sus escasos 15 años. Los reclutó para su banda, y cuando se incorporó Pete York a la batería empezaron a tocar en garitos haciendo versiones de R&B. Fue así como llamaron la atención de Chris Blackwell, fundador de Island Records, que les proporcionó un contrato de grabación en 1964. Apenas un año después su primer gran éxito con "Keep on running", canción escrita por Jackie Edwards, músico y compositor jamaicano que en 1962 se había incorporado a Island Records. El propio Edwards la había grabado un año antes sin ninguna repercusión, pero la versión de Spencer Davis Group, que combinaba un pegadizo ritmo con regusto jamaicano con la energía juvenil del rock y el R&B, llegó al número 1 en las listas británicas en 1965.


Muy poco después, en 1966, repitieron la jugada con otra canción de Jackie Edwards, "Somebody help me", con la que volvieron a alcanzar el número uno. Aunque en los Estados Unidos ya empezaba a sonar su nombre, los singles que publicaron allí con los sellos Fontana y Atco no tuvieron ninguna repercusión y ni siquiera llegaron a entrar en listas. Sin embargo ya empezaban a ganarse cierto respeto entre los músicos: los Everly Brothers, entonces un poco en retirada pero todavía un nombre importante en los States, grabaron una versión de "Somebody help me" para su álbum Two Yankees in England (1966). 




No os extrañe ver a Spencer hablando un alemán fluido. Había estudiado en Alemania a principios de los 60, y quizás eso ayudó a la hora de que su grupo tuviese bastante éxito allí. De hecho grabaron algunos singles, en alemán, específicamente para aquel mercado. 

Había llegado el momento de tener éxito con alguno de los temas que componía Winwood, y les llegó con "Gimme some lovin'". Seguramente es su canción más conocida, y seguramente también lo es por la versión que hicieron los Blues Brothers para su famosa película de 1980. Sin embargo la genialidad de la canción queda algo empañada por el hecho de que fuera básicamente un reciclado, sobre todo el riff principal de bajo que le da la personalidad a la canción (aunque el sonido del Hammond de Steve Winwood es igual de importante o más), de un oscuro tema de Homer Banks, cantante y sobre todo compositor a sueldo de la mítica compañía Stax, llamado "(Ain't that) a lot of love". Homer Banks, por cierto y aunque no tenga nada ver con el tema que nos ocupa, es coautor de uno de los temas más desgarradores de la historia del soul: "(If loving you is wrong) I don't wanna be right". "Gimme some lovin'", aunque no llegó al número 1 (se quedó en el 2, tampoco está tan mal), es quizás una de las cumbres, por no decir la cumbre, de Steve Winwood como compositor e intérprete. 




Finalmente, para cerrar dos años gloriosos, a principios de 1967 publicaron "I'm a man", otro tema compuesto por Steve Winwood a medias con Jimmy Miller, productor del grupo y con quien Steve seguiría trabajando tanto en Traffic como en aquel efímero proyecto que fue Blind Faith, aunque tuvo que compartirlo con los Rolling Stones, ya que Miller produjo los álbumes de quizás la época más gloriosa de Jagger y los suyos, entre 1969 y 1973. "I'm a man" sólo llegó al número 9 en las listas británicas, pero se trata de uno de sus temas más recordados y quizás del que más versiones se han hecho, destacando la que hicieron Chicago (entonces todavía conocidos como Chicago Transit Authority) en 1969.



Pronto Steve Winwood dejó la banda para formar Traffic. Su hermano Muff también se fue para trabajar como caza-talentos para Island Records. Spencer Davis los reemplazó, pero ya nada fue lo mismo sin el talento de Steve, que como ya sabemos acabó convirtiéndose en un gran compositor e intérprete de rock adulto en los 80. Algunos singles más y un par de LPs después, el grupo de Spencer Davis se descompuso para reaparecer, de manera esporádica y con distintas formaciones, a lo largo de las décadas siguientes. 

Spencer Davis Group tuvieron una existencia corta, al menos en su formación clásica, pero nos dejaron cuatro grandes canciones que han pasado a formar parte del canon establecido del rock. Solo por ellas merecen ser recordados, más allá de la fama que alcanzó Steve Winwood con posteriores proyectos y también en solitario. 

Y no puedo terminar sin recordar la interpretación más recordada del clásico "Gimme some lovin'" (y también la más accidentada), la de los Blues Brothers.


Publicar un comentario