viernes, 27 de marzo de 2015

En busca de las raíces de Shadows in the night


Cuando a finales del año pasado se confirmó que Bob Dylan iba a publicar un álbum con versiones de Sinatra, muchos se echaron las manos a la cabeza. Era casi imposible evitar que los fans de ambos artistas contuvieran la respiración o hicieran un mohín de reprobación. ¿El cantautor de más éxito con peor voz de la historia, con permiso de Tom Waits, haciendo versiones de LA VOZ? ¿Qué necesidad tenía Dylan de meterse en esos berenjenales? Sin embargo, en mi opinión, cualquiera que conociera su trayectoria en los últimos años no debería haberse sorprendido demasiado. Ya no tanto porque alguna de estas canciones ya las hubiese interpretado en alguno de sus crípticos conciertos, sino simplemente porque esta era la evolución natural de Dylan en su búsqueda de las raíces de la música norteamericana emprendida hace ya un par de décadas.

¿La evolución natural? ¿Versionar a Sinatra? No amigos, seguramente no. Pero ahí esta el quid de la cuestión: Dylan NO ha hecho versiones de Sinatra, sino de canciones que, en mayor o menor medida, Sinatra ayudó a popularizar. Posiblemente el disco hubiese resultado una broma si Dylan se hubiese atrevido con "Strangers in the night", "My way" o "New York, New York", pero la idea tras el proyecto, parece ser, era utilizar a Sinatra como trampolín para acercarse al clásico American Songbook. En ese sentido, Shadows in the night tiene seguramente poco que ver con los discos de Michael Bublé o las incursiones de Robbie Williams en el mundo Sinatra, y mucho más con los últimos discos de Rod Stewart, con (en cierta medida) los American Recordings de Johnny Cash, o con aquellos inigualables álbumes que Ella Fitzgerald, allá por la década de los 50, dedicaba al cancionero de autores renombrados como Cole Porter, Irving Berlin o Rodgers & Hart.

Lee el artículo entero en Muzikaliahttp://muzikalia.com/leerarticulos.php/182/articulo/dylan-y-el-american-songbook
Publicar un comentario