domingo, 6 de julio de 2014

La otra historia de Gerry Goffin



Hace un par de semanas falleció Gerry Goffin, respetado letrista de canciones que alcanzó seguramente su cima haciendo pareja artística y sentimental con Carole King. Juntos escribieron algunos de los más grandes temas de la historia del pop, como "Will you still love me tomorrow", "The Loco-motion", "You make me feel like a natural woman" o "One fine day", canción seguramente más famosa por el supuesto plagio de George Harrison para "My sweet Lord" que por sí misma. La pareja se divorció en 1969, aunque siguieron trabajando juntos por algún tiempo. Esta es la historia que conoce todo el mundo y la que habréis visto mil veces escrita estos días. También habréis leído que "escribió éxitos para Whitney Houston" pero no, no lo hizo. A eso vamos dentro de un ratito.





El nombre de Gerry Goffin, como dije, estará siempre unido al de Carole King, y durante los 60 el que un tema viniera firmado por Goffin/King era casi invariablemente sinónimo de éxito. Sin embargo, menos conocida es la etapa posterior de Goffin trabajando con otros compositores después de romper definitivamente con Carole King. A principios de los 70 Goffin colaboró con gente como Wes Farrell (que ya había compuesto "Boys", tema que apareció precisamente como cara B del "Will you love me tomorrow" de The Shirelles y del que posteriormente los Beatles hicieron una versión en su debut) o Barry Goldberg, con el que firmó "I've got to use my imagination", gran éxito para Gladys Knight & The PipsSin embargo sus colaboraciones más fructíferas entre la segunda mitad de los 70 y primeros 80 fue las que le unieron a Michael Masser, que había trabajado para Motown y compuesto varias canciones para Diana Ross. Justamente les unió el tema principal de la película "Mahogany", película producida por Motown y Paramount para mayor gloria de la principal estrella femenina de la casa. Fue número 1, por supuesto. Comenzó así una colaboración que tuvo otro gran éxito en 1983 con "Tonight I celebrate my love for you" para Peabo Bryson y Roberta Flack.




Michael Masser por su parte había estado trabajando también en los 70 con la malograda compositora Linda Creed, que falleció bastante joven. Juntos compusieron una canción para la banda sonora de The Greatest, basada en la vida de Muhammad Ali y protagonizada por el propio boxeador y mito del deporte. La canción se llamó "The greatest love of all", y la cantó George Benson. No tuvo demasiada repercusión, pero años más tarde sí que llegó a lo más alto en la voz de Whitney Houston, en uno de sus primeros grandes éxitos. Masser repitió jugada años más tarde, esta vez ya junto a Goffin. Entre ambos crearon otra imponente balada para George Benson, pero de nuevo el gran cantante de jazz fracasó (relativamente) y la canción pasó bastante desapercibida. Pero, también de nuevo, el tema llegó al número 1 años más tarde. Un joven hawaiano que había ganado un concurso local de talentos grabó una versión del tema que escaló algo más allá del top-20 en los Estados Unidos pero que en otros países, principalmente en Europa (y en España), fue un pelotazo indiscutible a la vez que...ejem...bastante aborrecible para los que estábamos a otras cosas en los 80 pero en fin...el chaval tampoco tenía la culpa, al menos demostró bastante buen gusto para escoger artista al que imitar. Se trataba, sí, de Glenn Medeiros y su súper-hit "Nothing gonna change my love for you", que estuvo hasta en la sopa allá por 1987 pero que tenía ya unos cuantos añitos y cuya letra había sido escrita por el gran Gerry Goffin, aunque entonces casi nadie sabíamos ni una cosa ni la otra. 




Ah, el supuesto éxito que el difunto Goffin escribió para Whitney Houston fue, también junto a Masser, la canción "Saving all my love for you". Se trataba, una vez más, de otra balada emotiva pensada para un dueto masculino-femenino, en este caso el formado por Marilyn McCoo y Billy Davis Jr., allá por 1978. No consiguieron el éxito que cinco años más tarde lograron con Peabo Bryson y Roberta Flack, pero luego les compensó sobradamente el pelotazo (Masser debe tener un altar en su casa dedicada a la diva norteamericana) que tuvo la versión cantada por Whitney Houston


Michael Masser sigue vivo y entró en el Hall of Fame de los compositores hace unos años. Gerry Goffin, como dije al principio, falleció a mediados del pasado mes de junio convertido, desde hace ya décadas, en gran leyenda de la música. 

Os dejo con una playlist bastante completa que he encontrado en Spotify con canciones en las que intervino Goffin.


Publicar un comentario