miércoles, 12 de febrero de 2014

1960-1962: los años ¿malditos?


Creo que ya lo he comentado en alguna otra entrada del blog, pero si yo no me acuerdo es poco probable que lo hagan ustedes, queridos lectores, así que no hay problema si me repito un poco. En las historias del rock suele suceder que, por falta de espacio o de interés, hay diversas etapas que parece que no existieron, o como mucho pasaron sin pena ni gloria. Una de esas épocas "perdidas" son los primeros años 60. Si hemos de hacer caso a diversos textos canónicos, entre Elvis y Los Beatles hubo poco más que la nada. En más de un libro aquellos años son descritos como si se trataran de tiempo desperdiciado en pop de chicle (los ídolos teen, los grupos de chicas, el high-school rock, el surf rock) y bailes estúpidos (el más exitoso, el twist). La versión reducida, compartida por casi todos, es que a finales de los 50 el rock and roll sufrió diversas desgracias que empiezan con el alistamiento de Elvis Presley en 1958 y siguen, a lo largo de dos años, con la retirada de Little Richard, la caída en desgracia de Chuck Berry y Jerry Lee Lewis, el escándalo de la payola que derrumbó a Alan Freed y, como trágica culminación, el accidente que costó la vida a Buddy Holly, Richie Valens y The Big Bopper. No en vano aquel desgraciado día se conoce como "el día que la música murió", fundamentalmente por la canción American Pie de Don McLean.

Así, al igual que los primeros 70 son presentados muchas veces como una especie de páramo musical repleto de hippies fumados y pesados sinfónicos de los que vinieron a salvarnos los punkies, algo parecido ocurre con este periodo, una travesía del desierto que sólo encontró una salida con la aparición de Los Beatles. Echando un vistazo, por ejemplo, a la wikipedia, encontramos que entre 1959 y 1962 se produjo el "declive del rock'n'roll", la "feminización de la audencia", o "el triunfo de las baladas de amor". Dejando aparte el hecho de que no encuentro nada negativo en las baladas de amor, los grupos de chicas, la música surf o algunos ídolos de adolescentes, creo que objetivamente hay mucho de pereza y superficialidad en esta visión tan simplificadora que se suele ofrecer al gran público, el no especializado, cuando se repasa la historia de la música popular del siglo XX.

Es por eso que, aunque sea como mero entretenimiento (que tendrá continuidad con más sorpresas en próximas entradas del blog), me propongo reivindicar esa época "perdida" de los 60 con un puñado de buenas canciones que vienen a desmentir esa imagen tópica de esos primeros años de la década. Voy a escoger tres canciones de cada uno de esos tres años (1960, 1961, 1962) para hablar un poco sobre ellas, mientras que otras aparecerán, junto a aquellas, en la playlist de Spotify que figura al final de esta entrada. Vamos allá.

1960
El primer gran éxito de la famosa compañía Motown, entonces todavía Tamla, fue "Money (that's what I want)", de Barrett Strong. Una canción que muchos conocerán por la versión de Los Beatles, publicada unos años después. El tema supuso una disputa por los derechos de autor ya que Barrett Strong afirmaba haber participado en su creación, mientras que Berry Gordy Jr. lo negaba. Tanto decir "dinero, es lo que quiero" y parece que, al final, vio más bien poco.
También este tema supuso una primera vez. El primer gran éxito de Roy Orbison. Una balada romántica, sí, desoladora y dramática, pero que no tenía mucho que ver con el pop de chicle que volvía locas a las chicas de aquellos tiempos. "Only the lonely" era otra cosa, era como una rama del rock'n'roll que evolucionaba hacia terrenos más complejos, sofisticados y épicos, aunque también más plácidos. Sólo Orbison podía cantar Dum dum dum, dummy doo wah, Ooh yay, yay, yay, yeah, Oh oh oh, oh oh ah y sonar muy elegante y nada cursi.
En este tema he hecho algo de trampa, ya que se trata de una composición original de los años 30. Sin embargo, en una selección de canciones de 1960 no podía faltar una de mis favoritas no ya de ese año, sino de toda la década. "Georgia on my mind" fue creada por el gran Hoagy Carmichael junto a Stuart Gorrell. Aunque la canción ha llegado a ser himno del estado sureño de Georgia, cuentan que en realidad la letra de Gorrell hacía referencia a la hermana de Carmichael, llamada Georgia. No tengo claro si es así, y tampoco me importa demasiado ante la maravilla de versión que hizo Ray Charles en 1960, y que se convirtió en la más conocida de entre las innumerables versiones que se han hecho desde 1930.



1961
Seguramente el nombre de Charles Weedon Westover no les diga nada, y tampoco el de Charlie Johnson and the Big Little Show Band. Después de pasar por diversos trabajos mientras intentaba mover un poco sus maquetas, alguien le hizo caso. El primer consejo que le dieron sus nuevos promotores fue cambiarse el nombre, y nuestro amigo escogió Del Shannon. El segundo consejo fue todavía mejor: regrabar una vieja canción que habían hecho en la Big Little Show Band, unos años antes, llamada "Little runaway". Del Shannon lo hizo y llegó con "Runaway", en menos de un año, del anonimato al número 1 en USA y en el Reino Unido.

Para demasiada gente Dion fue sólo un teen-idol, pero en realidad fue uno de los que mantuvieron viva la llama del rock'n'roll en el periodo que nos ocupa. Una canción como "The wanderer" puede ser calificada como muchas cosas, pero no como música 'teen' en el sentido más superficial. Es una canción que suena rock, con actitud rock, y con una letra bastante más profunda de lo que puede parecer si no se le presta la debida atención. El tema, compuesto por Ernie Maresca, fue rechazado por varios grupos antes de acabar como cara B de un single de Dion. Por supuesto, pronto pasó a la cara A.

Etta James fue una gran cantante de blues, R&B y soul que, durante los años 60 y 70, formó parte de la mítica Chess Records. Si habéis visto la película "Cadillac Records", es el personaje que interpretaba Beyoncé. Por cierto hubo cierta polémica entre las dos divas a raíz precisamente de esta canción. "At last" no la compuso Etta James (que solía componer), pero su versión es posiblemente la más recordada que se ha hecho de este estándar de jazz vocal. Cuando Beyoncé la interpretó para Obama en uno de sus primeros bailes como presidente, Etta James se molestó. Creo que el pique entre ambas venía ya desde la película, pero bueno...aquí lo que interesa es la canción.

1962

Sam Cooke no era ningún novato en 1962, de hecho ya sabía lo que era llegar al número 1. Este año compuso y grabó uno de sus grandes éxitos: "Bring it on home to me". La canción llegó al nº 2 en la lista de R&B y rozó el top-10 de las listas de pop, constituyéndose en uno de esos "crossover" (canciones que triunfan en ambas listas) por los que tantas discográficas suspiraban. El tema iba sobre las relaciones hombre-mujer, sobre la infidelidad. Después de la trágica muerte de Cooke en 1964, The Animals grabaron una excelente versión que también llegó a lo más alto de las listas en varios países. Un clásico del soul más accesible de los primeros 60.

La historia de The Contours fue, como ocurrió con mucho grupos vocales de los 60, movidita. Fichados por Motown después de varios intentos, sus dos primeros sencillos habían sido un total fracaso, y el jefazo Berry Gordy Jr. estaba pensando en quitárselos de encima. Pero, según cuentan, tuvieron entonces uno de esos golpes de suerte que reescriben la historia. Berry Gordy Jr. había escrito una canción llamada "Do you love me" para The Temptations, pero estos no aparecían por ningún sitio así que, cuando encontró a The Contours en el estudio, les ofreció grabarla. Por supuesto, fue su único éxito. En los 80 y 90 el tema reapareció en varias películas y vivió una segunda juventud.

Alrededor de "The loco-motion" giran bastantes leyendas. Una de ellas dice que el tema, compuesto por Carole King y Gerry Goffin, lo estaba tocando Carole King en su casa al piano cuando su niñera, Eva Boyd, empezó a hacer coros y a bailar. Impresionada, Carole King le ofreció grabar una demo que al final se lanzó como single, acompañado del bailecito de Eva (ahora Little Eva). La canción tuvo un gran éxito pero fue clasificada como una muestra más del "dance-craze" que hacía furor por entonces (como "El twist", por entendernos, aunque había más: el mashed potato, el jerk, el funky chicken, el watusi...). La realidad es que la canción fue compuesta sin pensar en niñeras ni bailes, y que cuando Goffin/King contrataron a Eva Boyd ya sabían que tenía una gran voz y tenían previsto ayudarla en su carrera. Un gran tema que volvería a ser un gran éxito en los 70 con Grand Funk Railroad y, sobre todo, en los 80 con Kylie Minogue.

Como dije al principio, he escogido estas 9 canciones para hablar de ellas pero hubo más, muchas más. En esta playlist de Spotify pueden ustedes escuchar 25 de ellas. ¿A que no parece tan mala época para la música?


Publicar un comentario