domingo, 12 de enero de 2014

Blue Öyster Cult


En mi imaginario catálogo de bandas de rock, a los Blue Öyster Cult los tengo bajo el epígrafe de "bandas que son menos conocidas que alguna de sus canciones". Sí, lo digo por su famosa "Don't fear the reaper", una canción que casi todo el mundo ha escuchado alguna vez (sale en películas y series diversas, además de ser su único tema que se asoma a la radio de tanto en tanto, a la radio de aquí se entiende) pero que pocos sabrían decir a quién pertenece. Su compositor, Donald 'Buck Dharma' Roeser, el guitarrista de la banda, afirma que es una canción de amor...pero desde luego si lo es resulta bastante tétrica. Otros consideran que es una especie de elegía del suicidio, que trata de afrontar la muerte, de aceptarla o al menos de no temerla. El tema en cuestión está en uno de sus mejores álbumes, "Agents of Fortune", de 1976, el primero de Blue Öyster Cult que tuvo color en la portada. Tal vez por eso sus primeros discos son llamados "los discos en blanco y negro". 




Sería un error, sin embargo, pensar en Blue Öyster Cult como un "one-hit wonder", a pesar de que, en esencia, para el gran público que escucha lo que suena en la radio lo sean. Un primer paso para salir del error sería escuchar uno de sus buenos recopilatorios, como por ejemplo "Don't Fear the Reaper: The Best of Blue Öyster Cult" (2000), que me sirvió como tardía  iniciación a la banda. Si te gusta el material que ahí se encuentra, hay que ir entonces a por sus cuatro primeros álbumes ("Blue Öyster Cult", 1972; "Tyranny and Mutation", 1973; "Secreat Treaties", 1974; y el mencionado "Agents of Fortune", 1976). El osado que se atreva a hacerlo entrará en un universo muy particular, repleto de ciencia ficción, monstruos, aliens y viajes al lado oscuro de la naturaleza humana. Además de, por supuesto, buena canciones. Porque el caso es que BÖC supieron conectar el rock de guitarras con la psicodelia, el heavy metal, las buenas melodías, el proto-punk y la literatura fantástica (también la no fantástica, incluso la poesía). Fueron más sofisticados que bandas como The Guess Who, Grand Funk Railroad o Bachman-Turner Overdrive, más accesibles que Hawkwind, y más luminosos que Black Sabbath. En realidad lo tenían todo para ser una de las grandes bandas de los 70, y realmente en USA podría decirse que lo fueron: vendieron millones de discos. Por cierto, también tuvieron éxito en los primeros 80. Sobre todo con "Fire of Unknown Origin", disco de 1981 que supuso su aparición en la recién estrenada MTV con la canción "Burnin' for you". Pero eso era ya otra cosa, más cercana en mi opinión al AOR de bandas como Toto, Styx o Foreigner


La historia de Blue Öyster Cult da para un libro, así que es difícil resumirla en una entrada de un blog: sus orígenes, la cantidad de músicos que han pasado por sus filas acompañando a los incombustibles 'Buck Dharma' y Eric Bloom, sus inescrutables y esotéricas letras, su relación con un personaje como Sandy Pearlman (productor / poeta), sus colaboraciones con Patti Smith, sus brutales directos... No, la idea no es realizar un exhaustivo y erudito repaso a su carrera, sino simplemente ofrecerles un merecido recuerdo, y sobre todo intentar que, si lees esto y no eres un conocedor del grupo, te pique la curiosidad por saber y escuchar más. Y para provocar la curiosidad, ahí van otros dos vídeos. El primero corresponde a la inabarcable "Astronomy". Ojito a los solos de guitarra.


Y el segundo para los que gusten de canciones más directas: "This ain't the summer of love".


Pues nada, hemos empezado 2014 con rock de los 70, como debe ser. ¡Feliz año! 
Publicar un comentario