domingo, 1 de diciembre de 2013

Billy Paul y Mrs.Jones


Billy Paul nació y creció en la zona de Philadelphia, y en los 50 fue una especie de niño prodigio, al estilo de lo que fue Stevie Wonder algunos años más tarde, pero sin grandes éxitos. Empezó muy pronto: a los 11 años ya cantaba jazz y R&B. Educó su voz, estudió mucho, se hizo un nombre en el circuito local y sus directos resultaban muy interesantes, pero pasó la década de los 60 y no tuvo ni un solo "hit". Eso sí, sus famosas actuaciones le dieron la oportunidad de ampliar su radio de acción, y consiguió actuar junto a gente del calibre de Nina Simone o Roberta Flack.

Eso le dio alas para seguir. Formó varios grupos, compuso algún tema, grabó algún disco y le llamaron a filas. De vuelta a la vida civil, todo fue como empezar de nuevo. Estuvo en diversos sellos, formó parte del grupo de acompañamiento de Harold Melvin (los Blue Notes) y finalmente recaló en Neptune Records, un sello discográfico que habían formado en 1969 otros dos tipos que habían pasado los 60 intentando vivir de la música, ciertamente con más éxito que Billy Paul. Esos tipos se llamaban Kenny Gamble y Leon Huff.

Billy Paul trabajó con Gamble & Huff en varios discos, primero en el sello de Gamble, luego en Neptune Records y, a partir de 1971, en una nueva compañía llamada Philadelphia International Records. Establecidos definitivamente como productores y dueños de su propio sello, Gamble & Huff intentaron renovar el soul creando una nueva corriente que empezó a conocerse como Philly Soul o Sonido Philadelphia. Era una especie de locura que fusionaba el funk y el soul con las bases del incipiente sonido "disco" y con toques de psicodelia. Un sonido y una época gloriosa que merece más atención y a la que seguramente volveré en una futura entrada del blog.

El primer disco de Billy Paul para PIR se llamó Going East. Aunque ciertamente le puso en el mapa, volvió a fracasar en su intento de producir un gran éxito a nivel nacional. Se ponen entonces a trabajar en su segundo álbum, que se llamará 360 Degrees of Billy Paul. En esas estaban cuando, según cuenta la leyenda, Gamble y Huff estaban en un restaurante donde solían comer cuando vieron a un conocido suyo en una actitud bastante sospechosa. Estaba con una mujer, y toda la escena daba la impresión de una relación extramatrimonial. Gamble y Huff nunca revelaron, que yo sepa, la identidad del marido infiel, pero aquella experiencia les sirvió para empezar a escribir una canción sobre la infidelidad. Tenían que presentarla como algo elegante, pero también como algo si no romántico al menos poderoso. Un sentimiento poderoso que las personas involucradas no conseguían reprimir, a pesar de un intenso sentimiento de culpabilidad. Todas esas ideas requerían un envoltorio adecuado, así que dejaron de lado los "hit-hat", los bajos galopantes y los ritmos pre-discotequeros y crearon una magnífica balada soul que sonaba clásica y moderna a la vez, y que de hecho fue uno de los mayores éxitos de la pareja de compositores/productores. Faltaba encontrar al intérprete, y Billy Paul, con una amplia experiencia a sus espaldas, parecía la persona adecuada. Rozaba los 40, lo que posiblemente le hubiese perjudicado si se tratara de un tema más juvenil, pero su edad era perfecta para cantar sobre los hombres infieles, el sentimiento de culpabilidad, el inflamable amor extraconyugal.



Billy Paul realizó una interpretación sublime, y "Me and Mrs.Jones" le sirvió no solo para conseguir su primer gran éxito masivo, sino también para ganar un Grammy. Si conocieron ustedes la canción por la versión de Michael Bubblé, les envidio: tienen todavía la ocasión para redimirse y escuchar "la buena".


Ah, Billy Paul cumple hoy 79 años. ¡Felicidades!

Publicar un comentario