lunes, 9 de septiembre de 2013

Black Sabbath - 13


Esta semana Muzikalia ha publicado mi crítica del último álbum de Black Sabbath, primero con Ozzy desde hace un montón de años. Como sabéis, Black Sabbath siguieron grabando discos después de la salida (forzada) de Ozzy Osbourne, allá a finales de los 70. Lo que siguió después fue una sucesión de álbumes bastante buenos (los dos primeros de Ozzy, con Randy Rhodes) y decentes (los de Black Sabbath con Dio). 


Ahora, tras dos intentos fallidos, se ha reunido la formación original de la banda con la excepción del batería Bill Ward, parece ser que descontento con el planteamiento económico. Su sustituto para este "13" ha sido Brad Wilk, de Rage Against The Machine. El encargado de la producción, como no, ha sido Rick Rubin, el especialista en recuperar para la historia a figuras ya más o menos amortizadas, siendo el ejemplo más paradigmático sus "American Recordings" con Johnny Cash.

El resultado es muy interesante, de una calidad más que aceptable. Los primeros temas, "End of the beggining" y "God is dead?" son prácticamente un calco de lo que hacían en sus cuatro primeros álbumes. Ya sé que eso puede ser bueno o malo, depende del punto de vista de cada uno, pero pocas bandas son capaces de regresar tras 40 años, un montón de cambios de miembros, decenas de álbumes francamente olvidables, y hacerlo con la concentración y calidad que se desprende de este "13".

Como de costumbre, dejo un párrafo de la reseña en Muzikalia y un enlace al artículo completo.

Ya he dicho en más de una ocasión que estos ataques de nostalgia me dan algo de miedo. Me vienen a la cabeza ciertos precedentes, y no puedo evitar ponerme a la defensiva. Además esta reunión de la formación original de Black Sabbath parecía maldita (de hecho falta Bill Ward, sustituido por Brad Wilk de Rage Against The Machine): el primer intento, tras su disco en vivo de 1998, se quedó en nada; el segundo, para el que ya tenían previsto contar con la producción de Rick Rubin, tampoco fructificó; finalmente, este tercer intento parecía también estar gafado (el ya mencionado plantón de Bill Ward, la enfermedad de Tony Iommi...) pero al final tenemos de nuevo a OzzyButler y Iommi juntos en un álbum. De entrada, manías personales aparte, es una buena noticia. 

Para leer la crítica completa: http://muzikalia.com/leerdisco.php/3481/black-sabbath-/13

El vídeo de "God is dead?", para que comprobéis por vosotros mismos si han vuelto en forma o no.


Si además de su valor por sí mismo, este disco sirve para que los más jóvenes se interesen por los primeros álbumes de Black Sabbath (aquellos en los que se podía confiar, aparte de en uno mismo, según Henry Rollins), entonces estaremos ante uno de los escasos regresos sorprendentes que habrán valido la pena.  


Publicar un comentario