domingo, 22 de septiembre de 2013

10 años sin Robert Palmer (y recordando a Vinegar Joe)

El mes de septiembre del año 2003 fue bastante infausto para la música. En pocos días desaparecieron Warren Zevon, Johnny Cash y Robert Palmer. Como estoy seguro que de los dos primeros tendrán su buena ración de páginas consagradas a su recuerdo, yo me voy a ocupar del tercero. Pero, además, no lo voy a recordar por su etapa ochentera, dominada para Palmer por un rock ultracomercial hecho a medida de la MTV. Sí, estoy hablando de una época en la que Robert Palmer era sinónimo de videoclip con chicas sexys luciendo escote y palmito: la época del "Addicted to love" y el "Simply irresistible".


Tampoco me apetece hablar de aquel proyecto llamado Power Station, donde se juntó con gente de Duran Duran para sacar unas cuantas canciones y realizar una versión del clásico glam "Get it on" convirtiéndolo en...bueno, en otra cosa. No, la verdad es que prefiero épocas anteriores. Por ejemplo, 1980. Fue el año en que lo descubrí, cuando sacó un álbum imperfecto pero simpático llamado "Clues". Allí estaba la canción que me lo dio a conocer: "Johnny and Mary".


También había otra que, por aquel entonces, me gustaba más por su ritmo robótico (por allí andaba Gary Numan, parece ser) y su falsete discotequero. Se llamaba "Looking For Clues" y me parece que fue el primer single del álbum, además de ser una de las pocas canciones conocidas del rock que incluyen un solo de xilófono.


Vaya...pues para no querer hablar de su etapa ochentera, ya llevamos tres vídeos y medio post... Bueno, ahora lo arreglo. El caso es que cuando empecé a descubrir toda la trayectoria de Robert Palmer, me di cuenta de que este hombre me iba gustando más cuando más me acercaba a sus orígenes. Sobre todo me gustaban sus primeros discos en solitario, especialmente su debut: "Sneakin' Sally Through the Alley" (1974). Para mí ese debut fue la cima de su carrera en los 70, con una serie de canciones sorprendentemente (sabiendo lo que vendría una década después) rítmicas y negras, combinando el pop y el funk. Desde el primer día que escuché ese álbum me llamó la atención el tema titular, una canción con un bajo omnipotente y una sudorosa voz, un artefacto que parecía salido del universo Funkadelic. La sorpresa es menor una vez averiguas que la canción la compuso Allen Touissant y que los músicos que andan por ahí detrás empujando a Palmer a la interpretación más negra de su carrera son nada más y nada menos que The Meters.


Pero vayamos más atrás aún, hasta principios de la década de los 70. Un jovencito y melenudo Robert Palmer se unía a un grupo llamado Dada. Casi inmediatamente cambiaron su nombre por el de Vinegar Joe, y firmaron por Atlantic (en USA, en el resto del mundo los distribuía Island). Allí estaba también la vocalista Elkie Brooks, cuya carrera en solitario le daría más alegrías que el grupo, tal como le ocurrió a Palmer. Vinegar Joe era un grupo principalmente de R&B al estilo de 1972, muy influidos por bandas como Cream y por el jazz-rock. Publicaron sólo tres álbumes pero en un periodo muy corto, entre 1972 y 1973. Ninguno tuvo demasiada repercusión, siendo más conocidos por sus incendiarios directos. Aunque en sus discos había bastante relleno y más de una versión discutible y discutida, es posible encontrar unas cuantas joyitas si los juntamos todos. Por ejemplo la canción que abría su álbum homónimo, un tema llamado "Rusty Red Armour". Ojo al bajo (de nuevo), al wah wah y a la forma de cantar de Robert Palmer, más cercano a todo un Mick Jagger de la época (Exile on Main St., no lo olvidemos) que al cantante de blue-eyed soul y pop rock de estadios que consiguió la fama en los 80.



Aunque posiblemente la canción que más me gusta de Vinegar Joe sea otra, una que combina un ritmo de pop rock más ligero con un fondo de R&B y una interpretación vocal femenina que a algunos tal vez les parezca demasiado forzada, pero que a los fans de la Tina Turner de entonces o de Janis Joplin seguro que les encanta. El tema es "Proud to be a honky woman", con una Elkie Brooks sobresaliente y un Robert Palmer con el pelo más corto y posiblemente pensando ya en su carrera en solitario.



Espectacular, ¿verdad? Y recordemos que tanto Brooks como Palmer y el resto de la banda eran británicos. Pues tras el tercer álbum se produjo la partida de Palmer y Brooks para dar inicio a sus respectivas trayectorias en solitario, y entonces Vinegar Joe desaparecieron. Y no regresaron. Tal vez ahora, en plena era dorada de los retornos y las reuniones, podrían volver a juntarse Brooks, Palmer y el resto de la banda. Lamentablemente, como he comentado al inicio, Robert Palmer falleció en septiembre de 2003. Elkie Brooks, por cierto, sigue en activo y sacando discos.
Publicar un comentario