domingo, 15 de mayo de 2011

Nicola Di Bari: Los días del arco iris

Anoche, como muchos sabréis, tuvo lugar la 56ª edición del Festival de Eurovisión. Sí, puede que hoy sea un evento arcaico y de una condición artística dudosa, pero hubo un tiempo en que cada país mandaba a sus mejores artistas con sus mejores canciones. Pero de eso ya he hablado otras veces.

El caso es que anoche en Facebook tuvo lugar un interesante seguimiento del festival, durante el que comentamos no sólo las canciones de esta edición (la sorpresa de Azerbaian, el buen puesto de Italia con una canción nada festivalera, el ridículo de España, el atractivo visual de los gemelos irlandeses...) sino también los momentos de gloria de pasadas ediciones. En un momento dado empezamos a hablar de las grandes canciones que han pasado por el festival, sin importar si ganaron o no. Como en su momento ya hice un repaso general a la historia de Eurovisión, hoy me quiero centrar en mi canción favorita de todas las que han pasado por el festival en sus más de 50 años de historia. Una canción italiana, por supuesto: los italianos han sido siempre los que más en serio se han tomado este tipo de eventos, no en vano son un país con una gran tradición de festivales, con el mítico Sanremo a la cabeza. Tan en serio se lo toman que anoche reaparecieron tras más de 10 años de ausencia motivada, entre otras causas, por el hartazgo de mandar a sus mejores artistas año tras año sin obtener resultado alguno.

La canción a la que me refiero es "I giorni dell' arcobaleno" (Los días del arco iris). Con ella Nicola Di Bari ganó precisamente el Festival de Sanremo en su edición de 1972, repitiendo la victoria que había obtenido un año antes con otra mítica canción: "Il cuore é uno zingaro" (El corazón es un gitano). Su interpretación como vencedor está llena de emoción y ternura. Se puede apreciar como Nicola Di Bari canta con la voz quebrada y las lágrimas asomando a su rostro, resultando en una de las actuaciones más sinceras y humildes que he visto en muchísimo tiempo.



Ese mismo año, 1972, la canción fue seleccionada para representar a Italia en el Festival de Eurovisión, donde quedó en el puesto 6. La ganadora fue Luxemburgo con la canción "Apres toi", interpretada por la cantante alemana de origen griego Vicky Leandros. Nicola Di Bari realizó otra magnífica interpretación, tal vez más profesional y menos emotiva que la del vídeo anterior, pero igualmente bella.




En fin, un pequeño recuerdo que he querido tener hoy a una de mis canciones favoritas de siempre, y también a una época en la que participar en Eurovisión era algo todavía prestigioso, cuando tanto cantantes como sus correspondientes orquestas realizaban su interpretación totalmente en directo. No como ayer, que hubo momentos realmente de vergüenza ajena.
Publicar un comentario