jueves, 30 de diciembre de 2010

Boney M.

Hace un rato me he enterado del fallecimiento de Bobby Farrell, el mítico cantante de la banda Boney M. Los más jóvenes posiblemente sentirán lo mismo que sentía yo cada vez que fallecía alguna mítica tonadillera o cupletista, pero los que fuimos adolescentes a finales de los 70 o primeros 80 tenemos  grabada a fuego la imagen del bueno de Bobby haciendo piruetas imposibles mientras daba respuesta, con ese enorme vozarrón suyo (durante mucho tiempo no tuve claro si realmente era él quien cantaba, pero parece ser que sí) a las muchachas de rigor que en cada momento formaran parte de la plantilla. Somos también pocos los hoy cuarentones o cincuentones que no hemos sufrido algún esguince de tobillo intentando imitar las contorsiones de Bobby en alguna fiesta de empresa.

Recuerdo perfectamente las primeras veces que escuché una canción suya. Bueno, en realidad no era estrictamente suya puesto que estoy hablando de la magnífica versión que hicieron de "Sunny", una canción soul de Bobby Hebb. Asocio aquellos recuerdos, no sé por qué, principalmente a los primeros cigarrillos a escondidas. Qué cosas más raras hace la memoria.
Muchos consideraban a Boney M un grupo de pega. Hay que decir que no sin motivos: detrás de ellos estaba la sospechosa mano del productor Frank Farian, que algunos años más tarde nos la metió doblada con Milli Vanilli. Por lo visto, al más puro estilo de los 60, a mediados de los 70 compuso una canción que tuvo cierto éxito y tuvo que buscar a toda prisa un grupo que "diera la cara". No sólo encontró la excepcional imagen que buscaba para su grupo, sino que además las chicas y Bobby podían cantar y actuar en directo. A partir de unas actuaciones en Alemania empezaron a llegar los números 1 por toda Europa. "Daddy Cool" es otra de sus canciones de más éxito.
Poco a poco se convirtieron en uno de los grupos que más contribuyeron a popularizar la música disco en Europa. En España tuvieron mucha fama. En aquellos años, además, los grupos que más vendían aquí solían sacar versiones en castellano de sus éxitos. Boney M no fueron una excepción, y recuerdo con nitidez sus apariciones en TV cantando "Feliz Navidad, Feliz Navidad, Feliz Navidad, próspero año y felicidad...", así como aquella canción que dedicaron a uno de nuestros delincuentes más míticos: "El Lute".
A mediados de los 80 el grupo se descompone, aunque periódicamente se seguían reuniendo para realizar actuaciones puntuales o incluso giras más largas. Cuando ya casi no nos acordábamos de ellos nos llega esta triste noticia. Descansa en paz, Bobby.

Publicar un comentario