domingo, 3 de enero de 2010

Thunderclap Newman

Hubo una época, hace ya bastantes años, en que los mejores músicos y compositores no dudaban en regalar canciones a otras bandas. Y digo regalar porque, aunque en ocasiones se tratara de encargos, particulares o de las discográficas, en otros casos eran verdaderos regalos. Sin pensar mucho me viene a la cabeza como Bowie reflotó las carreras de Iggy Pop y Mott The Hoople, o como McCartney lanzó la de Badfinger.

En el caso de Thunderclap Newman la historia fue algo diferente, y mucho más breve. Todo empieza con dos viejos amigos de la adolescencia y compañeros de estudios cuya vida transcurre por senderos bastante diferentes: uno de ellos se llama Pete Townshend y llegará a ser estrella del rock; el otro se llama John David Percy Keen y se convertirá en su chófer y roadie ocasional, siendo este posiblemente el motivo por el que se le conocía como "Speedy" Keen.

A pesar de los diferentes roles que les tocó vivir, su vieja amistad seguía ahí, de manera que John "Speedy" Keen y Townshend compartían, además de muchas horas de carretera, sus inquietudes y aficiones musicales. Un día Keen se decidió a dar el gran paso: le dijo al guitarrista de The Who que había compuesto una canción para ellos. Seguramente esperaba una amigable negativa por respuesta, así que su sorpresa debió ser grande cuando Townshend le comunicó que le gustaba la canción y que la grabarían. Así nació "Armenia, city in the sky", la única canción de los Who que no fue escrita por un miembro del grupo. Con ella abrieron su impresionante álbum "The Who Sell Out".

Keen tenía más canciones que iba mostrando a Townshend, aunque The Who no volverían a usar ninguna de ellas. En cambio, Townshend propuso a su empleado y amigo la posibilidad de formar un grupo para grabar aquellas composiciones. El propio guitarrista se encargaría de tocar el bajo (con un seudónimo curioso, Bijou Drains, que también utilizaría en su disco de 1977 con Ronnie Lane, "Rough mix") y también de reclutar a otros músicos para el proyecto. Uno de ellos era el pianista de jazz Andy "Thunderclap" Newman, que trabajaba entonces como ingeniero de telecomunicaciones; otro fue Jimmy McCulloch, entonces un jovencísimo y prometedor guitarra que más adelante formaría parte de los Wings en su mejor época, antes de fallecer lamentablemente en 1979. El grupo, pensado sólamente como combo de estudio para grabar varias canciones, se llamó como el pianista: Thunderclap Newman.

Thunderclap Newman - Something in the Air / Wilhelmina Muchas veces he comentado que una de las cosas que más me apasionan de la música es, además por supuesto de escucharla, el encuentro con esos momentos asombrosos y mágicos en los que la inspiración visita a un ser hasta entonces anónimo, como vosotros y como yo, y le proporciona sus warholianos 15 minutos (a veces más) de fama. Así le ocurrió a Keen cuando, entre muchas composiciones tirando a vulgares, dio a luz la celebre "Something in the air", que llegó a ser número 1 en Gran Bretaña durante 3 semanas de 1969, justo entre dos mitos como los Beatles y los Stones.

El éxito de la canción, como solía ocurrir muchas veces en aquellos años, hizo que a toda prisa se tuviera que formar un grupo para los directo, entrando Jim Pitman-Avory al bajo para sustituir a Townshend, y Jack McCulloch a la batería. Cuenta la leyenda Thunderclap Newman - Hollywood Dreamque, mientras Armstrong se convertía en el primer ser humano en dejar su huella en la Luna, Thunderclap Newman estaban dando un concierto y tocaban justamente "Something in the air".

Con posterioridad grabarían otro single llamado "Accidents" y el LP "Hollywood dream". El sueño de Thunderclup Newman, sin embargo, no duró mucho. Como todos los momentos mágicos e inesperados, no podía alagarse artificialmente por mucho tiempo. Tal como aparecieron, desaparecieron. Andy Newman y "Speedy" Keen grabaron sendos álbumes en solitario, con escaso éxito. Keen posteriormente lo intentó como promotor, compositor, arreglista y productor, llegando incluso a trabajar con grupos como Motörhead o los Heartbreakers de Johnny Thunders. McCulloch, como dije anteriormente, entró en los Wings de Paul McCartney antes de formar parte de una breve reencarnación de Small Faces y fallecer poco después, a finales de la década de los 70. Pero sus nombres, aunque no muy conocidos, quedarán siempre unidos a los de una de las grandes canciones de los 60.




Publicar un comentario