domingo, 15 de febrero de 2009

Harold Melvin & The Blue Notes

Hola de nuevo. Este fin de semana y el pasado han sido muy activos socialmente, algo que de cuando en cuando viene bastante bien. El domingo anterior ni siquiera pude sentarme a postear algo tranquilamente; hoy, al menos, tengo un par de horas de tranquilidad así que voy a improvisar algo. Me apetece contarles a ustedes una pequeña historia, de esas que no son conocidas pero que engrandecen el mundo de la música.

A mediados de los 50 unos chavales de Philadelphia fundaron un grupo llamado The Blue Notes. Entre ellos estaba un jovencito de 17 años llamado Harold Melvin, que ya había estado en varios conjuntos de doo-wop. Harold escogío para sí el papel de líder del grupo, cantante, principal arreglista, coreógrafo...vaya, casi todo. A lo largo de los años siguientes tuvieron algunos éxitos locales ("If you love me") y otros de alcance nacional ("My hero", "Get out and let me cry"). Con sólo un pequeño cambio en la formación, llegaron hasta finales de la década de los 60 siendo un grupo más que prometía bastante más de lo que hasta entonces había ofrecido.

Por entonces estaban muy de moda (y eran más baratas para las compañías) las giras conjuntas con varios grupos y cantantes que compartían actuaciones noche tras noche. Los Blue Notes se embarcaron en una de aquellas interminables excursiones con otro grupo llamado The Cadillacs. Allí fue donde Harold Melvin conoció a un joven muy singular. Había sido cantante de gospel en su iglesia, como otros tantos jóvenes, pero este era diferente. Para empezar, llegó a tener un cargo en su iglesia con sólo 10 años. Además iba a la escuela y parecía una persona cultivada, a pesar de sus 18 años recién cumplidos. Y había algo más: a pesar de tener una excelente voz, muy personal y emocionante, tocaba la batería. El chavalín se llamaba Teddy Pendergrass. Casi 13 años separaban a Harold Melvin del pequeño Teddy, pero se hicieron buenos amigos. Tanto fue así que, cuando a principios de los 70 los Blue Tones empezaron a resquebrajarse y a dar señales de desmoralización, Harold pensó en el joven Teddy para el puesto de cantante del grupo intentando, por enésima vez, llevar su proyecto a buen puerto.

Al mismo tiempo en Philadelphia se estaba gestando una escena nueva, un nuevo sonido entre el soul y el funky, liderado por el recién creado sello Philadelphia International, fruto del trabajo de un par de genios llamados Kenneth Gamble y Leon Huff. Gamble & Huff tenían en mente un sonido muy especial, y también un gran talento para crear canciones. En 1972 justo empezaban a construir un catálogo para su sello, y para ello habían rescatado a un viejo grupo llamado The O'Jays. Sin embargo, Gamble & Huff tenían entre ceja y ceja el fichaje del cantante de los Dells, Marvin Junior. Cuando los Dells ficharon por Chess, los capos de Philadelphia International tuvieron que dirigir sus miradas hacia otros grupos, y finalmente sus ojos (y principalmente sus oídos) se fijaron en el joven Teddy Pendergrass. Los Blue Notes (Harold Melvin and the Blue Notes, para ser exactos) ficharon así por el más joven y prometedor sello de su ciudad.

Gamble & Huff tenían tanta fe en lograr el fichaje de Marvin Junior que incluso habían preparado ya una canción para él. Era una balada, una canción llena de fuerza y sentimiento, perfecta para la voz quejumbrosa de Marvin. Teddy Pendergrass cantaba de una manera muy similar, motivo principal por el que los Blue Notes habían sido fichados, así que Gamble & Huff decidieron darle la oportunidad a Teddy de cantar esa tremenda balada que tenían en el cajón, ya casi olvidada, y que se llamaba "If you don't know me by now".




Acompañando a aquella canción había, en el álbum debut de los Blue Notes, unas cuantas baladas romanticonas y rompecorazones más. Gamble & Huff habían encontrado el grupo contrapartida de los más bailables O'Jays. Así, en 1973, intentaron repetir éxito con otra canción similar. Era otro baladón ardiente, otra oda al amor perdido. En realidad, era demasiado similar a "If you don't know me by now", casi idéntica. Gamble & Huff pensaron en darle algún toque nuevo que hiciera el parecido menos evidente. Entonces se les ocurrió: ¿Y si aceleramos la canción? Casi me puedo imaginar el diálogo:

- Oye, Kenny, a ver qué te parecen estos arreglos que he hecho para la canción.
- Pero...¿Estás loco? Leo...¿De verdad crees que la gente va a bailar una canción con una letra así?
- Ya...¿Y si cambiamos la letra?
- Ni borracho, Leo. La letra es brillante. Deberíamos dejar la canción como está.
- Pues yo creo que sería todo un éxito en las pistas de baile. Es más, creo que he encontrado la clave del sonido que andábamos buscando, y está ahí, en esos arreglos y esa música. ¿Por qué no intentarlo?
- Pues porque no, Leo, porque no. Una cosa es bailar y saltar como posesos al ritmo del "Love train", pero...¿Tú disfrutarías en la pista de baile de una canción que dice

Take a good look at me
I'm in misery, can't you see

I'm so sad and lonely
without you my life is so dead

y sobre todo

The love I lost was a sweet love
The love I lost was complete love
The love I lost...I will never, never, love again

- ¿Tú te puedes imaginar, Leo, a un auditorio en pie, dando palmas, bailando, mientras Teddy canta eso?

- ¡Pues ahí está la clave, Kenneth!¡Esa parte puede transmitir fuerza, ganas de salir adelante, una catarsis tras el fracaso amoroso, resurgimiento de entre las cenizas, levantar la cabeza, caminar erguido, orgulloso a pesar del sufrimiento, maltrecho porque se ha acabado, pero feliz de haber pasado aquellos ratos juntos, un sentimiento que...

- OK, OK, Huff. Déjalo ya. Haz lo que quieras, tú ganas. Ya hablaremos cuando te des el gran porrazo, man...

Evidentemente, Leon estaba en lo cierto, y Kenny estaba equivocado. O sería al revés, no lo sé. El caso es que, fuese quien fuese, acertó...




El resto es historia, y no muy agradable. Los celos hicieron que la relación entre Teddy y Harold se rompiera. Pendergrass se marchó del grupo, e incluso creó su propia versión de los Blue Notes. Poco después se lanzó en solitario. Tristemente, en 1982, un accidente de coche lo dejó en silla de ruedas. A pesar de su situación, ha seguido grabando y publicando discos.

En cuanto a los Blue Tones, sin Teddy no fueron capaces de repetir sus éxitos del periodo 1972-1975. Harold Melvin, el único motor del grupo, falleció en 1997, y con él lo hicieron todas y cada una de las versiones de los Blue Tones que lo acompañaron durante casi 50 años.

Publicar un comentario