domingo, 11 de enero de 2009

Pilot - Magic (1974)

Hola, se acabaron las "vacaciones" y vuelve la normalidad. Así pues, retomo el blog donde lo había dejado. Espero que este largo periodo de descanso no sea impedimento para volver a encontrar a viejos (y no tanto) conocidos por aquí, de cuando en cuando.

Vamos entonces a lo que interesa. Hace unos días, en casa de un gran amigo, escuché tararear una canción que desde luego jamás me hubiese imaginado no ya que le gustase sino siquiera que la conociese. Y no es porque no conozca música, pero sus estilos preferidos van más por el jazz, el blues y similares. La canción era Magic del grupo escocés Pilot. Le pregunté y me dijo que sonaba en una película infantil que había visto en el vídeo o en el cine, no recuerdo.

Automáticamente, como me pasa en estos casos, me encontré viajando con mi cuerpo astral/melómano (jeje) al pasado. Mi primer destino fue un día de 1998 ó 1999, no recuerdo bien del todo. Un día en el que, viendo vídeos musicales en un programa de televisión, apareció este:





Pilot eran un grupo de Edimburgo (Escocia), formado a principios de los años 70. Sus miembros fundadores, David Paton y Billy Lyall provenían a su vez de otra banda de la ciudad: los míticos Bay City Rollers, de los que debería ocuparme algún otro día, y que todavía no eran conocidos cuando se produjo la deserción. Pronto se les unieron un par de jornaleros musicales también escoceses: Stuart Tosh y Ian Bairnson.


En 1974 tuvieron un gran éxito con su primer single, Magic, y su álbum de debut, llamado Pilot (From the album of the same name). En 1975 su segundo disco, Second Fight, y más concretamente la canción January, multiplicaron su éxito.

De forma bastante sorprendente, el grupo empezó a desintegrarse a partir de aquel mismo momento, con sus componentes trabajando en solitario, como músicos de sesión, o entrando a formar parte de otros grupos, primero de forma parcial y posteriormente con completa dedicación. Así, Pilot pronto dejó de existir.

La pista de sus miembros, sin embargo, es fácil de seguir. En concreto Ian Bairnson es un guitarrista bastante reputado, que formó parte del Alan Parsons Project tras su marcha de Pilot, y que es el intérprete de algunos de los mágicos solos de guitarra que aparecen en muchas de sus canciones más conocidas. Alan Parsons produjo el primer disco de Pilot, y ahí se forjó una amistad con Bairnson y el arreglista del grupo, Andy Powell, que acabó con ambos entrando en su Project. También el propio David Paton, creador de Magic, acabó formando parte del equipo de Alan Parsons, incluso cantando en alguna canción como en Children of the moon del disco Eye in the sky.

Al tiempo que trabajaban con Alan Parsons, a los ex-miembros de Pilot les dio tiempo también para seguir a su arreglista Powell en otras aventuras y, por ejemplo, trabajar en el álbum The kick inside de Kate Bush. Sí, en efecto: el solo de guitarra (al final de la canción, casi imperceptible salvo en versiones extendidas) de Wuthering heights es obra también de nuestro amigo Bairnson.

Más curioso todavía es encontrar al propio David Paton en los créditos del disco en vivo Live in Australia de Elton John, donde figura como bajista. De hecho, trabajaron juntos en varios álbumes de los 80 además de ejercer como bajista en algunas de las giras que en aquellos años realizó el cantante-pianista de las pelucas, las gafas y las canciones inolvidables.

El batería de Pilot, Stuart "Tosh" McIntosh estuvo también con Alan Parsons, aunque pasó un tiempo como miembro estable de 10CC tras la salida en 1976 de Godley y Creme. Como se puede ver, no perdían el tiempo los chavales.

Por su parte, Billy Lyall también paso por el Alan Parsons Project, además de grabar algún disco en solitario. Lamentablemente, falleció de SIDA en 1989.

El segundo destino de mi viaje mental fue un incierto día de un también incierto año de la segunda mitad de los 70. Fue la primera vez que escuché Magic, no sé exactamente cómo ni dónde, aunque casi seguro que sería en algún programa de televisión, tal vez en el mítico Aplauso. Sé también el tiempo que estuve intentando averiguar cómo se llamaba la canción y de quién era, hasta que medio olvidé la canción. Finalmente, tantos años después, conseguí ver aquel vídeo en un canal musical y recuperé aquella canción que me impresionó tanto en mi infancia.

Montones de recuerdos disparados por un simple tarareo.

¿No han probado nunca lo del viaje astral-melómano? Deberían.

Publicar un comentario