domingo, 25 de enero de 2009

Leo Sayer

Hola de nuevo.

Después de hablar de Gilbert O'Sullivan la semana pasada, era casi inevitable hacerlo esta vez de Leo Sayer. Y es que me resulta casi imposible encontrar dos cantantes con una trayectoria tan similar. Incluso se parecen físicamente, o eso me ha parecido a mí siempre. Tan parecidos ellos y tan parecida su música, que de jovencito siempre les confundía. Por eso cuando me he puesto a pensar a ver de quién escribía hoy, mientras miraba el mensaje de la semana pasada, ha sido Leo Sayer el primer nombre que me ha venido a la cabeza.

Al igual que nuestro amigo O'Sullivan, Leo Sayer empezó en esto de la música en los 60, aunque un poquitín más tarde. Se unió a un grupo, luego montó otro, no tuvo mucho éxito, y al final el gran cantante inglés Adam Faith se convirtió en su representante y decidió lanzarlo en solitario.

También al igual que Gilbert O'Sullivan, Leo Sayer empezó su carrera haciendo el payaso. En su caso, literalmente. Vean, vean este vídeo de su primer número en Inglaterra, allá por 1973, llamado "The show must go on".



Una extraña mezcla entre Peter Gabriel y Joe Cocker en cuanto a aspecto y maneras visuales, pero cantando en un estilo más pop. Una gran voz, por cierto.



Su siguiente éxito, Long tall glasses (I can't dance), recuerda más a esas canciones de vodevil-rock que bordaba Elton John por entonces, falsete incluido. También como Gilbert O'Sullivan, en cuanto conoció el éxito nuestro amigo Leo se dejó de disfraces, aunque seguía siendo un poco payasete como se ve en el vídeo.



Su año mágico fue sin duda 1976. Se volvió algo más serio y publicó un buen álbum llamado Endless flight del que, en primer lugar, se extrajo su éxito discotequero "You make me feel like dancing". Consiguió otro número 1 en UK y un espléndido número 2 en USA, pero aunque a mí me encanta también este periodo creo que va perdiendo frescura y se adivina que está a punto de entregarse al "mainstream". Sólo le faltaba conquistar del todo los Estados Unidos, y para ello nada mejor que un baladón lacrimógeno (When I need you) con aparición en los Teleñecos incluida.



También como Gilbert O'Sullivan (pesado soy), una vez alcanzado el éxito rotundo prácticamente desapareció de los primeros puestos de las listas durante varios años. Y también como Gilbert O'Sullivan (prometo que es la última vez) reapareció por sorpresa en 1980 con otro gran y último éxito: "More than I can say".



En fin, que me parece que Leo Sayer es otro artista cuyas canciones son tan conocidas que impiden que se le preste atención a una carrera que, en mi opinión y sobre todo en su primera época, resulta muy interesante y tiene mucho más que ofrecer aparte de sus grandes éxitos. Además, su evidente y sorprendente paralelismo con...ejem...el artista del que hablé la semana pasada...le convertía en el perfecto candidato para esta cita semanal que tengo con ustedes, queridos lectores. Espero que hayan disfrutado, o al menos que se hayan sorprendido y sonreído un poco viendo las pintas que gastaba el amigo Leo en su primera etapa antes de convertirse en carne de KISS FM.

Un saludo y buenas noches.
Publicar un comentario