domingo, 9 de noviembre de 2008

Yo tengo discos de Elton John

Hola a todo el mundo.

Andaba yo ayer pensando de qué escribir esta semana en el blog, porque la verdad es que tenía varios temas en la cabeza y no me decidía por ninguno. No desvelaré cuales eran para no chafar el post de la semana que viene, por supuesto, jeje...

En esas estaba cuando le eché una ojeada al Ruta66 de este mes, recién comprado. Bien, columnita por aquí, crítica por allá, las típicas rajadas de los superdirectores...hasta que llego a una entrevista con uno de los tótems del pop nuevaolero de los 70: Nick Lowe. No sé qué le ha dado últimamente a todo el mundo con este señor, que me aparece en todas las revistas que compro. Debe estar ahora mismo en ese cajón de "lo que mola". Lo que son las modas...

A mí el tal Lowe ni me va ni me viene; quiero decir, le tengo un respeto porque tiene algún disquillo que no está mal, pero no es ahora mismo uno de los 500 artistas que más me interesa escuchar. Sin embargo, me tuve que parar a leer la entrevista porque llevaba un titular enorme a doble página que decía:

"NO CONOZCO A NADIE QUE TENGA UN DISCO DE ELTON JOHN"

Ahí confieso que tuve un amago de taquicardia. ¿Acaso soy el único en el mundo que tiene discos de Elton John? ¿Qué valdrían, en ese caso? Me puse a leer.

La entrevista es bastante aburrida, supongo que cuando se entrevista cada 2 meses al mismo personaje es difícil no repetirse y no cansarse de estar respondiendo siempre a las mismas preguntas "chachis". ¿Qué versiones de tus canciones te gustan más? ¿Prefieres las canciones de tus últimos discos a las de los primeros? Esta última pregunta es parada obligatoria siempre que se entrevista a un señor que se encuentra en eso que llaman madurez, y que todos los medios se empeñan en volver a poner de moda. Lógicamente el artista siempre responde que no, y el entrevistador asiente satisfecho. El guión es perfecto. La lástima es que sea mentira: en el 99% de los casos hay bastante más talento en una cara B de sus primeros discos que en todo el último LP.

¿Pero a qué viene entonces hablar de Elton John? Ahhh, es que faltaba la pregunta-monólogo de siempre: lo de la forma de envejecer, este lo hace bien, aquel lo hace peor, el otro es una piltrafa, que bien le sientan a Dylan y a Young los años, Jagger se empeña en parecer siempre joven...lo de siempre. Pero entonces llega la inefable respuesta de Mr. Lowe: "Hablas de Jagger y McCartney y el síndrome 'forever young', pero yo pienso más bien en alguien como Elton John, esa terrible decadencia. ¡No conozco a nadie que tenga discos de Elton John, nadie!"

Ok, por fin queda justificado el titular de la entrevista. No está mal como provocación o efecto llamada para atraer a los lectores, pero yo hacía resúmenes mucho mejores en la EGB. Ahora que, en este caso, tampoco había tanto que resumir. Tocaban las dos páginas de Lowe, y punto.

Pero centrémonos en la frase. Si lo entiendo bien, parece ser que nadie tiene discos de Elton John porque ha envejecido mal y se encuentra inmerso en una "terrible decadencia". Bueno, dejando aparte el hecho, totalmente personal, de que prefiero unas cien veces el último disco de Elton John ("The captain and the kid", 2007) antes que el último de Nick Lowe ("At my age", 2007) (ambos escuchados unas cuantas veces, no hablo por hablar), no entiendo qué tiene que ver el estado actual de un artista con su obra pasada. Es como si tuviese que vender todos mis discos de Queen porque murió Freddie Mercury y ahora lo suplanta musculitos Rodgers (que merece mis respetos, qué buenos eran Bad Company, pero Queen era Mercury).

Elton John es uno de mis artistas favoritos, por si todavía no había quedado claro. Eso es un hecho subjetivo, suficiente para que me mosquease el titular de marras. Pero hay otro hecho, este objetivo: Elton John, ayudado por su fiel Bernie Taupin, crearon entre 1970 y 1975 una serie de discos que posiblemente no tengan parangón no ya en aquella época (tal vez Bowie) sino en la historia del pop. Entiendo que la imagen que, desde hace unos años, pasea el cantante por el mundo pueda no ser la ideal. Que ha tomado un montón de decisiones equivocadas. Que hace 30 años que juega más a reinona caprichosa que a artista. Que la voz le abandonó a mediados de los 80 y no la ha recuperado. Que sale más en las revistas del corazón que en las musicales. Que sus grandes éxitos han sonado hasta la saciedad en M80 y KissFM, y la gente se ha cansado de ellos. Todo eso lo entiendo.

Pero todo eso no cambiará el pasado. Y el pasado es:
  • Elton John, 1970. Segundo disco tras su casi desconocido debut de 1969. Contiene "Your song", sí, esa canción tan empalagosa. Pero la gospeliana "Border song" o la sensibilísima "The greatest discovery" son dos grandísimas canciones.
  • Tumbleweed connection, 1971. Disco casi conceptual centrado en el Medio Oeste norteamericano, y en la Guerra Civil de aquel país. Tiene algunas de las mejores canciones poco conocidas de Elton John, como la excepcional "Love song", "Amoreena" o "Come down in time".
  • Madman Across the Water, 1971. Brillante. Además de la conocida "Tiny dancer" está la canción que da título al disco, espectacular. A destacar también la poco conocida "Levon".
  • Honky Chateau, 1972. Contiene la muy desgastada "Rocket man", que a mí me sigue sonando igual de fabulosa que el primer día. Y por si fuera poco, está "Mona Lisa and Mad Hatters", otra joyita oculta de su colección, que ni verás en los Greatest Hits del Carrefour ni escucharás en M80.
  • Don't Shot Me, I'm only the Piano Player, 1973. Elton se está volviendo demasiado famoso y, en la misma progresión, demasiado pasteloso. Aquí está "Daniel", otra canción injustamente maltratada por las emisoras "oldies" y por los críticos más "oldies" todavía. Para mí, una de las canciones de mi vida. La escuché por primera vez en casa de mi amigo, en un radiocassette recién comprado que tenía unas luces de colores que eran toda la iluminación que teníamos en la habitación mientras la escuchábamos. Carne de gallina. Pero además hay dos canciones más, "Blues for my baby and me" y "Have mercy on the criminal" que no están muchos escalones por debajo. Y claro, también está el pegadizo homenaje a los 50 llamado "Crocodile Rock". Y un bellezón para cerrar el disco que responde al nombre de "High Flying bird".
  • Goodbye Yellow Brick Road, 1973. El inicio del fin, con un disco doble que podía haber sido sencillo y estar en el top-10 de todos los tiempos. Como no fue así, queda para la posteridad como el principio de las ínfulas de artistona excesiva y decadente que acompañarán a Elton en las décadas posteriores. Pero rascando un poco encontramos eso que se llaman canciones, y que deberían ser siempre el rasero por el que medir a un artista. Y aquí las hay de todos colores, y todas buenas: las melosas "Goodbye Yellow Brick Road" y "Candle in the wind", las rockeras "Your sister can't twist (but she can rock and roll)" y "Saturday night's alright for fighting", la vodevilesca "Bennie and the Jets", la sencilla y elegante "This song has no title", el inesperado rock progresivo de "Funeral for a friend / Love lies bleeding" y otras canciones menores más que rebajan un pelín el nivel del disco, que sigue siendo genial a pesar de todo.
  • Captain Fantastic and the Brown Dirt Cowboy, 1975. Último gran disco de Elton John, en mi opinión. Pero vaya último disco. Tranquilo, sosegado, nada excesivo...en las antípodas del "Goodbye Yellow Brick Road". Es como una vuelta a los orígenes, no sólo musicales sino también personales. Seguramente ambos, Elton y Bernie, se olían que su vieja relación empezaba a dar síntomas de agotamiento, y por eso nos presentan este disco tan nostálgico. El disco funciona mucho mejor como conjunto que las canciones individualmente, al contrario que en sus obras más conocidas. De todas formas, destacar "Someone saved my life tonight" y "We all fall in love sometimes". En los bonus aparecen "Lucy in the sky with diamonds" y "Philadelphia freedom", que para mí no le pegan ni con cola al disco.
Total, que esto se está haciendo muy largo. Resumamos: amigo Nick, tengo todos esos discos de la lista anterior, y todos me parecen geniales. Curiosamente, y a pesar de haber escuchado unos cuantos, no tengo ningún disco tuyo. Y es más

NO CONOZCO PERSONALMENTE A NADIE QUE TENGA DISCOS DE NICK LOWE

He dicho, y a gusto que me he quedado.

Buenas noches.
Publicar un comentario