viernes, 1 de agosto de 2008

Mis discos favoritos de 1973: 15-11

Hola.

Después de un día un pelín atareado, aquí estamos de nuevo. Hoy, a por los puestos del 15 al 11:



Terry Reid - River

15. Terry Reid - River

Otro de los "discos ocultos" de esta lista, y aún queda alguno más. Terry Reid era a los 16 años ya un cantante con bastante reputación dentro del mundillo del rock. Tanto, que Jimmy Page le ofreció un puesto en los New Yardbirds. Reid lo rechazó, recomendando a un cantante que tuvo en su banda llamado Robert Plant. De paso también recomendó a su batería, un tal John Bonham. Primera oportunidad perdida. El chaval quería triunfar en solitario, por eso también dejó pasar su segunda oportunidad cuando se le ofreció ser el cantante de la nueva formación de Deep Purple sustituyendo a Rod Evans. Nuevamente rechazó el puesto, que fue a parar a Ian Gillan. Al final Terry Reid no triunfó en solitario, pero por el camino nos dejó un esplendido disco llamado River, que suena como si Led Zeppelin hubiese fichado a Curtis Mayfield como cantante y a Eric Clapton como guitarrista y se hubieran puesto a tocar algo etiquetado como funky-blues. Eso en la primera parte del disco, porque la segunda suena a versiones de Van Morrison. Disco bastante inclasificable en cuanto a género, no en cuanto a categoría: para mí, muy bueno.


Blue Ash - No More, No Less

14. Blue Ash - No more no less

Según RYM, este disco sólo lo tienen 20 personas en el mundo, 6 de ellas original. No sé si será para tanto, al fin y al cabo hay millones de personas que tienen discos y no están en RYM, pero la verdad es que estamos ante un disco oculto pero oculto de verdad. Powerpop del bueno, de los 70, con ecos a Big Star y por supuesto a los Beatles. A mí, sin embargo, me suenan más a The Who plagiando a saco canciones de los Byrds, aunque ya sabemos que eso exactamente es el powerpop. La canción que abre el disco, Abracadabra (have you seen her), fue más o menos un éxito. La versión de Any time at all, bastante buena, así como otra de una semidesconocida canción de Dylan: Dust old fairgrounds. El cierre, con la rockerísima Let there be rock, apoteósico.



Al Green - Call Me

13. Al Green - Call me


Cuando parecía que la principal salida para la música negra era la pista de baile, este señor y Marvin Gaye mantenían muy alto el pabellón del soul puro y duro, del sudor pero a base de sensualidad más que de bailoteo. Este Call me es un tremendo tratado de soul romanticón, como todo lo que hacía Al Green. Es cierto que igual no es su mejor disco de esta su mejor época, pero da la casualidad de que es el único que he escuchado entero, así que aquí está. El disco se abre con Call me, que es una gran y bonita canción, pero es que la que le sigue, Have you been making out OK, te deja ya realmente chafado, a punto para enamorarte de la primera persona, animal o cosa que pase a tu lado. Ojo a la espectacularmente sexual versión de I'm so lonesome I could cry.



David Bowie - Aladdin Sane

12. David Bowie - Aladdin Sane

Incluso con el disco menos bueno de su etapa glam-rock, Bowie está a punto de colarse en mi top-10 del año. Lo podría haber hecho perfectamente, pero esta lista es fruto de un momento concreto, hace unos meses habría sido otra diferente, y tal vez dentro de un par de años también cambie, pero de momento está así y está bien. De este disco poco nuevo puedo contar, se abre con la muy rockera "Watch that man", y casi se cierra con otro rock más conocido, "Jean Genie". Entre medias, un poco de todo...incluyendo los primeros coqueteos de Bowie con la música de piano-bar de carretera...Por supuesto, una de las grandes portadas de la historia de la música moderna.



Jobriath - Jobriath

11. Jobriath - Jobriath

¿Eing? ¿Se ha vuelto loco el abuelo Fidelón? ¿La copia por delante del original? ¿El maestro en el puesto 12, y el imitador en el 11? Yo mismo no entiendo mucho lo que me está pasando con este disco, la verdad. La primera vez que lo escuché fue justo hace una semana, y me dejó en estado de shock. Fue como si hubiese descubierto un disco oculto de Bowie y las Arañas de Marte en perfecto estado de conservación. Este disco captura un momento muy concreto, algo a lo que no es ajeno el superhype que realmente fue este artista. Me imagino que este disco fue un fracaso (a pesar del superhype) porque la gente lo veía como un burdo intento de imitación. A mí me dice mucho más: cuando escucho Be still oigo una voz fresca, teatral, dramática, casi operística; Space clown me enternece como lo hacen las historias de payasos fracasados; Movie Queen es tan ridícula que le coges cariño, y casi lo mismo pasa con I'm a man. Pero es que el final con la divertida Rock of ages y el descenso final a los infiernos con Blow away deja un regusto agridulce que te obliga a pensar seriamente sobre lo que acabas de escuchar, algo de lo que no pueden presumir muchos discos.

Supongo que mañana colgaré los puestos del 10 al 6.

¡¡Saludos!!
Publicar un comentario