domingo, 11 de mayo de 2008

¿Es el disco perfecto un recopilatorio?

Hola.

Esta semana he tenido poquísimo tiempo para dedicarlo a la música. Sí que he escuchado mucha música, desde luego, pero casi siempre como acompañamiento de otras actividades, sin pensar mucho en lo que escuchaba, y eligiendo los discos un poco al azar. Si no he tenido tiempo casi de pararme 2 minutos ante la estantería y escoger un disco, imagínense ustedes para preparar decentemente algún tema sobre el que hablarles desde aquí.

Ya, esto no es una obligación, podría simplemente no escribir nada esta semana y ya está. O tal vez haberle hecho un pequeño homenaje a Bob Marley, en el aniversario de su fallecimiento, colgando unos cuantos vídeos, y comentando cómo nos afectó su muerte a mí y a los escasos amiguetes que estaban interesados en su música. También podría haber escrito unas líneas sobre la forma en que un spot publicitario de pantalones vaqueros ayudó enormemente a introducir las canciones de Marley en mi pequeño entorno. Lástima no haber encontrado el vídeo o la cancioncilla ("No importa, qué más da...")

También podría haber hablado sobre una diva un poco olvidada de la new-wave británica, Toyah Willcox, cuyos espléndidos vídeos he descubierto esta semana un poco de casualidad. Una mezcla explosiva entre Nina Hagen, David Bowie y Peter Gabriel. O algo así. Aquí tienen una muestra, sin tiempo para comentar una biografía que parece bastante interesante (casada con Robert Fripp, voz de los Teletubbies...) Ah, por cierto, saca disco dentro de muy poco, si no lo ha sacado ya.

Pues como no he tenido tiempo de preparar nada para hoy, les dejo una reflexión que me ha perseguido a lo largo de toda esta desquiciada semana. No sé si a ustedes les pasa lo que a mí: cuando quiero poner música sin tener una idea clara de qué escuchar, si tengo prisa y no puedo perder mucho tiempo escogiendo los discos, siempre acabo escuchando un recopilatorio. Y me he dado cuenta de que tengo muchos, y que hay varios de ellos entre mis discos preferidos. Me ocurre también que hay artistas de los que no soporto escuchar un disco entero, y sin embargo funcionan muy bien en recopilatorios. Los "grandes éxitos" al uso de un cantante o artista no me motivan tanto, pero esos discos que te cuentan la pequeña historia de un sello, de un productor, de un género, de un año, de una década... Esos "Back to Mono" de Phil Spector, aunque no es aconsejable escuchar los 3 discos de un tirón, o esos casi míticos títulos de "Now, this is music" (o algo así), los recopilatorios (oficiales o caseros) de sellos como Sarah Records, Stiff, o incluso de Stax, Motown, Atlantic y otras grandes de los 60 y 70...

Incluso creo recordar que la primera cinta original que tuve, antes incluso de tener radiocassette donde escucharla, fue un recopilatorio. Si no me equivoco era de 1977 o 1978, y conmemoraba el 10º aniversario de EMI en España (¿o era CBS? no me acuerdo...) Qué recuerdos...allí estaba el "If you leave me now" de Chicago, el "Livin' thing" de la ELO, junto con curiosidades locales como el "Agapimú" de Ana Belén o el "Credo" de Elsa Baeza...

¿Qué piensan ustedes de los recopilatorios? ¿Hay alguno de ellos entre sus discos favoritos? ¿Recuerdan alguno con especial cariño? ¿Es cierto eso que cuentan, que los recopilatorios y los "best-of" son para gente que no le gusta la música, no compra discos (vaya, sólo recopilatorios), y con un nivel cultural bajo?

Feliz domingo.
Publicar un comentario