domingo, 13 de abril de 2008

Bread

Hola. Es el momento de las confesiones: soy un ñoño. Me gustan las baladas románticas, la canción melódica italiana, los crooners-pianistas al estilo de Elton John o Barry Manilow...¿Será grave?

Pero uno de los síntomas más claros de la ñoñez, y al mismo tiempo uno de sus efectos más graves, es cuando empieza a gustarte el grupo Bread.



A finales de los 60 David Gates era una especie de chico para todo del pop californiano. Era músico de sesión, cantante, productor... Con tanto trasiego era normal que conociera a mucha gente, y a uno de sus conocidos, James Griffin, le propuso formar un grupo. Se llamaron Bread, y aunque tuvieron una corta vida como grupo, apenas 5 ó 6 años, les daría tiempo a dejar tras de sí una ristra de canciones inolvidables.

Su primer disco, "Bread" (1969), era muy bueno. Un disco de pop californiano elegante y soleado al estilo de lo que mucha gente hacía por entonces. California dreaming, que decía la canción. Gates, sin embargo, tendía más a la introspección y al sentimentalismo que a la euforia pop/folk de sus contemporáneos. Ello le llevó a crear un buen puñado de baladas rompecorazones que irían viendo la luz en años posteriores, repartidas en diversos LPs que tuvieron menos suerte de la que merecían, a pesar del exceso de azúcar. Entre ellos destacaría "Manna" (1971), que contenía la excelente "If".



BREAD - If


Es sin embargo en sus recopilatorios, sobre todo en el recomendable "Anthology" de 1985, donde mejor se aprecia su poder de seducción. Vale, es cierto que muchas de las canciones suenan hasta el hastío en la radio, pero yo no me canso nunca de escuchar la mencionada "If", o "Make it with you", o "Guitar man", o "It don't matter to me", o "Everything I own"...o la que en los últimos años está siendo mi favorita: "Aubrey".




BREAD - Aubrey

No me puedo resistir a dejarles un vídeo de los muchachos de Bread en concierto, con su famosa "Guitar man".



BREAD - Guitar man

Y ya les dejo, que tanto azúcar no puede ser bueno. Seguro que ahora saldrán corriendo a pinchar sus discos de Deep Purple, Black Sabbath o Thin Lizzy para desintoxicar, jeje... Yo, sin embargo, voy a completar el empacho con mi recopilata de Barry Manilow....

Buen domingo.
Publicar un comentario