viernes, 14 de marzo de 2008

Cuando Eurovisión era...Eurovisión ( I )

Hola.

Ahora está de moda criticar El Festival de Eurovisión. Que si los países del Este se votan entre ellos, si hay que mandar frikis, si Alemania le da los 12 puntos a Turquía, Holanda también, España se los da a Rumanía, etc., si tal y cual y pascual...

Se obvia el problema mayor: El Festival de Eurovisión ya no tiene razón de ser en la era de la globalización, y están prolongando artificialmente su agonía.

El Festival de Eurovisión tenía razón de ser cuando aquella mágica sintonía sólo la escuchabas el día del Festival, o en algún partido de Copa de Europa de fútbol o baloncesto, y te transportaba a un mundo nuevo y lejano. Cuando una conexión televisiva o incluso telefónica con Praga, Estocolmo, o Atenas era algo mágico, imprevisible...cuando cada país cantaba en su idioma salvo los países escandinavos...cuando aquel "Guayominí, catre puá, Iunaited Kindom, for poins" sonaba a nuevo, a esperanza, a apertura, a ser europeos por un día, a cosmopolitismo de pueblo...cuando Uribarri todavía no adivinaba a quién iba a votar cada país...cuando no se conocían las canciones hasta el día del festival...

En resumen: cuando éramos niños y creíamos todavía en los Reyes Magos, el Ratoncito Pérez, la cigüeña que traía los bebés y el Festival de Eurovisión.

Cuando nos íbamos a dormir y soñábamos con canciones como esta:




DANA - All kinds of everything (Irlanda, 1970)


¿Hoy? No me tiren de la lengua, por favor...

Buen fin de semana y lo que venga después.
Publicar un comentario