viernes, 8 de febrero de 2008

Escucha música con el lado derecho del cerebro ( I )

Hola.

Pues lo siento mucho, pero parece ser que esta baja frecuencia de novedades en el blog se va a repetir durante los próximos 2 meses, al menos. Cuestiones de trabajo. Ya vendrán tiempos mejores.

Hoy quisiera comentar una cosilla en la que he estado pensando estos días. Yo soy bastante aficionado al dibujo, y he tenido la oportunidad de echarle un vistazo a un libro muy interesante y que recomiendan en las carreras artísticas: "Cómo dibujar con el lado derecho del cerebro", de Betty Edwards.

En el libro se explica un método para aprender a dibujar. Lo interesante es que se basa en conocimientos científicos sobre el funcionamiento de los hemisferios cerebrales. En concreto, la tesis principal del libro viene a ser la siguiente: el cerebro está dividido en dos hemisferios, el izquierdo y el derecho, y cada uno de ellos es responsable de una serie de funciones. El hemisferio izquierdo es el que controla el lenguaje, los procesos lógicos, el razonamiento, el pensamiento matemático, el espacio/tiempo, etc. Es el dominante, y es el que controla el lado derecho del cuerpo. Por eso la mayoría de las personas son diestras.

El hemisferio derecho, que controla el lado izquierdo del cuerpo, se encarga de las sensaciones e intuiciones, más que del razonamiento lógico. Está más asociado a la creatividad, por eso siempre se ha pensado que las personas zurdas son más inteligentes, o al menos más intuitivas y creativas. Sin embargo, se ha demostrado que no es cierto del todo.

Y digo del todo porque sí que es verdad que si uno aprende a trabajar con el lado derecho del cerebro se incrementa el potencial creativo. En el libro lo explica y es bastante interesante. Un ejemplo: cogemos una foto e intentamos reproducirla mediante un dibujo. Normalmente, el resultado es desastroso. Según el libro, es así porque dibujamos con el lado izquierdo del cerebro, el dominante, que nos lleva por el camino de la lógica y de la verbalización, más que de las sensaciones. La consecuencia es que, cuando intentamos dibujar los ojos, por poner un ejemplo, más que reproduciendo los ojos que hay en la foto estamos representando gráficamente un concepto de "ojos" que nosotros tenemos grabado en el cerebro, en la parte izquierda. El libro enseña a dibujar "con el lado derecho", es decir, a ver realmente lo que queremos representar como una imagen, con líneas, puntos, colores, matices...y no como un conjunto de "objetos conocidos" que queremos dibujar.

Es muy clarificador uno de los primeros ejercicios. Se propone que se dibuje una imagen tomada de una fotografía, y el resultado suele ser desesperanzador. Después se repite el proceso dándole la vuelta a la foto. Sorprendentemente, el dibujo se parece más al original de esta forma. El cerebro, al darle la vuelta a la foto, deja de "ver" bocas, narices y orejas, y sólo ve líneas. Entonces dejamos de reconocer "verbalmente" las cosas que vemos, y se activa el lado derecho del cerebro, el que trabaja con la intuición y las sensaciones, y en ese momento es cuando realmente estamos copiando la fotografía tal como es, y no como la imaginamos nosotros.



Si intento dibujar la imagen de la izquierda, la que está bien colocada, mi hemisferio izquierdo detecta imágenes conocidas: gafas, ojos, nariz, orejas, cabeza, manos, chaqueta, silla...y cuando me pongo a dibujar todas esas imágenes que tengo grabadas en mi hemisferio izquierdo interfieren con lo que estoy viendo, de manera que lo que dibujo con UNAS gafas y no ESAS gafas, por ejemplo.

Si por el contrario, intento dibujar la imagen de la derecha, mi hemisferio izquierdo no reconoce lo que está viendo, porque al estar al revés no se asocia con ninguna imagen, digamos, pregrabada. Entonces se activa el hemisferio derecho, y se da vía libre a la intuición. Como sólo veo líneas y garabatos, copio líneas y garabatos. Pero el resultado, una vez terminado, es sorprendente. Lo podéis comprobar: intentadlo vosotros mismos.

¿Y qué tiene que ver todo esto con la música? El domingo se lo cuento, que ahora tengo que salir con cierta urgencia. Paciencia.

Un abrazo a todos.
Publicar un comentario