lunes, 24 de septiembre de 2007

Te doy una canción ( I )

Hola.

Bueno, pues las cosas poco a poco han de ir volviendo a su sitio habitual. Hay que trabajar, hay que llevar al crío al cole, hay que comer, dormir, escuchar música, escribir en el blog...

La vida sigue, amigos.

Estos días, como comprenderéis, no estaba yo para tirar cohetes, así que muchas ganas de escuchar música no tenía. Pero también es verdad que en momentos difíciles siempre me he refugiado en ella. Bueno, no os aburro con mis cuitas. El caso es que uno de los métodos que he utilizado estos días para no estar dándole vueltas a la cabeza ha sido leerme la lista de las 500 mejores canciones de todos los tiempos según la revista Rolling Stone (enero 2005, en RS España). Dentro de lo previsible que resulta, sobre todo en cuanto a los artistas que aportan más canciones, hay algunas sorpresas agradables. Pero ya iremos hablando de ello. Ahora me interesa más abrir otro tema que me ha tenido entretenido estos días: los temas que se tratan en esas canciones.

Sí, una chorrada como otra. Pero en la RS, entre otros análisis, decían que la palabra que más se repetía en los títulos de esas 500 canciones es "Love" o alguna de sus variedades ("Loving", etc.), con 43 títulos de los 500. En segunda posición, a cierta distancia (8 títulos), aparecen empatadas las palabras "Babe" o "Baby", "Sweet" y "Rock" o "Rockin'". Sin embargo a mí, con ese afán de tener entretenida la mente en algo, me ha llamado más la atención la cantidad de canciones que tienen en su título una referencia a un nombre propio. Y me puse a pensar en ellas. Y a clasificarlas: que si estos personajes son ficticios, que si estos son un alter-ego de los propios artistas, que si estas están dedicadas a personajes históricos, a otros cantantes, a la novia, a la prima...

Bueno, ahora no puedo entretenerme mucho más, pero me he encontrado con algunas sorpresas. Pondré, de momento, una de ellas. Y por ser la primera ser tratará de una canción que, sorprendentemente, no aparece en la lista de mejores 500 canciones para la RS. Pero da igual.

The Knack. My Sharona.

Una canción muy famosa, todo el mundo la conoce. ¿Y quién era la tal Sharona? ¿Existió realmente? Pues sí. La Sharona del título se llama Sharona Alperin, tenía 17 años y trabajaba en una tienda de ropa cuando Doug Fieger, guitarrista del grupo, la conoció. Se quedó prendadito de ella, y para intentar ligar le compuso esta canción. Al final consiguió su propósito, pero la relación duró más bien poco. Lo más sorprendente de todo es que hoy Sharona Alperin es una conocida agente inmobiliaria de gran reputación en los Estados Unidos. Incluso tiene su propia web. Ah, y también ha hecho sus pinitos en el cine. Se interpretó a sí misma (bueno, a una agente inmobiliaria) en la película "A cualquier otro lugar", con Natalie Portman y Susan Sarandon como protagonistas. Eso sí, con un papel muy pequeñito. Sin embargo, ya ha quedado inmortalizada. Todo el mundo se acuerda de su nombre, y casi nadie recuerda el nombre de algún componente de The Knack. Qué cosas.



Anécdotas así de jugosas hay bastantes. Y algunas muy curiosas, ya iré dejándolas por aquí en los próximos días. ¡Ah, y os animo a vosotros, queridos lectores, a que propongáis más ejemplos!

Buenas tardes,
Fidelón
Publicar un comentario