lunes, 20 de agosto de 2007

Mis favoritos de 2007 (de momento)

Hola.

Bueno, voy a intentar recuperar el ritmo de actualización que me había propuesto mantener para el blog: nuevo mensaje los lunes, miércoles y viernes. Hoy tenía pensado hablar de otra cosa, pero después del desahogo de ayer quisiera reconciliarme un poquitín con la actualidad. Más que nada, porque quiero demostrarme a mí mismo que no soy un viejo amargado que se pasa el día escuchando a Supertramp y a Pink Floyd y pensando que ya no se hace música como en los 70.

A pesar de todo lo que comenté ayer, en realidad escucho bastante música actual. Entendámonos: mi rabieta de ayer no va contra la música que se hace hoy en día, sino contra el actual sistema de difusión y consumo musical. Contra la entronización de lo friki, contra la dictadura de la imagen, contra la banalización del hecho artístico y, sobre todo, contra la velocidad, más concretamente contra las prisas. Música y prisa suelen casar bastante mal. Recordemos que Radiohead eran una especie de one-hit wonder (para la mayoría) hasta el OK Computer, que a Queen y Led Zeppelin no les podía ni ver la prensa musical, que Supertramp publicaron dos discos antes de ser conocidos y que el disco del plátano de Velvet Underground fue un completo fracaso en su momento. Tal vez sea ese el motivo por el que, aparentemente, ya no hay estrellas como las de antes. Porque no tenemos paciencia para esperarlas, y quizás las buscamos donde (todavia) no las hay. ¿Y discos clásicos? Un disco no puede ser clásico a los 2 meses de haber salido al mercado, y para entonces la mayoría de consumidores compulsivos de música ya tenemos una opinión definitiva sobre el disco, y lo hemos arrinconado en favor de otro que, en el mejor de los casos, acaba de salir. En resumen: tal vez se haga tan buena música como hace 30 años, pero la masificación de la oferta, las prisas, la escasa paciencia y la búsqueda del éxito rápido se encargan de ocultarla al gran público.

Pero incluso así, buscando bien todavía encuentro canciones y discos que me emocionan. Por ejemplo, el disco de Bright Eyes. Este chavalín me parece lo más próximo a una estrella futurible. Su "Cassadaga" me parece buenísimo, y tanto "Clairaudients (kill or be killed)" como "Make a plan to love me" están entre las canciones que más me han gustado de lo que va de año.



BRIGHT EYES - Make a plan to love me (vídeo no oficial)

También me han gustado bastante el disco de Mika, "Life in cartoon motion"; el de Black Rebel Motorcycle Club, "Baby 81"; el de Blonde Redhead, "23"; el de Linda Thompson, "Versatile heart"; el de Mary Onettes, como ya comenté hace algunas semanas; y, aunque hay más, termino mencionando las sorpresas de Matthew Sawyer & The Ghosts, The Broken West, Giardini di Miró, Richard Swift, The National y Jesse Malin.

Sin embargo, debo reconocer que, en lo que respecta a la actualidad, tengo predilección por las canciones antes que por los discos enteros. Al menos mientras no pase un tiempo y pueda apreciarlos con una cierta perspectiva. Esta predilección por las canciones se manifiesta preferentemente en estilos, digamos, bailongos. En esta línea estoy disfrutando mucho con "Infatuation" (Aluminum Babe), "Drive" (Client), "Tu es a l'ouest" (PRAVDA), "Hotdog" (Simian Mobile Disco) o "Doing it right" (The Go! Team).



THE GO! TEAM - Doing it right



ALUMINUM BABE - Infatuation


Pravda - Tu es à l'ouest -
Uploaded by Pti-Indoboy


Pero no sólo de música de baile vive un servidor. También me gusta ponerme melancólico y/o reflexivo escuchando música. Y para ello, este año 2007 me ha regalado joyitas como "The air is thin" (Jesse Sykes), "I-95" (Fountains of Wayne), "Don't want to hang around" (Ghosts), "Isn't life strange" (The Clientele), "Tomorrow" (The Aliens), "Idyllwild" (Trembling Blue Stars), "Clairvoyance" (Giardini di Miró) o "Beauty" (Linda Thompson con participación de Antony).



FOUNTAINS OF WAYNE - I-95 (no oficial)



MATTHEW SAWYER & THE GHOSTS - Don't want to hang around (en directo)

En fin, hay muchas canciones buenas, pero tampoco pretendo convertir este mensaje en una sucesión interminable de vídeos, nombres y títulos. Ya volveremos sobre el tema a final de año. De momento, simplemente dejo constancia de que el abuelo Fidelón también disfruta, como cualquier hijo de vecino, con la música actual. Eso sí, con la que se adapta a mis gustos, desde luego, como también le ocurre a cualquier hijo de vecino. Y sin prisas: habréis comprobado que todos los discos y canciones mencionados corresponden a la primera mitad del año.

Buenas noches.
Publicar un comentario