jueves, 12 de julio de 2007

The Mary Onettes: los 80 nunca se fueron

En este revival 80s que parece que vivimos (yo no lo tengo tan claro, pero eso sería otra discusión) hay una banda que me tiene completamente arrebatado: The Mary Onettes. Y lo han conseguido de una forma tan obvia que parecía mentira que nadie lo hubiera hecho antes: en vez de hacer música que suene como la que se hacía en los 80, estos suecos (Labrador, claro) hacen música de los 80. Y no hay nada mejor para un cuarentón como yo que cerrar los ojos y encontrarse otra vez en la discoteca aquella donde sonaban Peter Murphy, Killing Joke, Echo & The Bunnymen, Bolshoi...


The Mary Onettes - The Mary Onettes (2007)

Entiendo que muchos hayan salido ya de estampida, pero es lo que hay. Yo no puedo dejar de escuchar una y otra vez la canción que abre el disco: "Pleasure songs". Puritito sonido 80s Liverpool. Al empezar la canción parece que van a aparecer Echo y los HombresConejo cantando "Killing moon". Ese sonido épico, que a algunos le puede sonar antiguo y pasado de vueltas, a mí me hechiza. Me recuerda a mi adolescencia, a bandas que ya no espero que nadie reivindique como A Flock of Seagulls o A-Ha. Bueno, vean el vídeo. Y no les tengan en cuenta lo malos que son actuando, ni que el cantante parezca un malo malísimo escapado de alguna novela de Charles Dickens. Sólo escuchen la canción y pónganse en la perspectiva adecuada. O sea: olviden toda perspectiva.


Pero hay mucho más. Inmediatamente después del primer pelotazo, sin tiempo para digerirlo, llega el segundo. En este caso, la canción se llama "Lost" (creo que salió como single el año pasado), los homenajeados son los Cure más alegres y menos oscuros, o tal vez los Chameleons, o también...yo que sé...¡¡todos!! ¡Hasta OMD! He encontrado un vídeo de Anatomía de Grey en el que se escucha un trozo de canción...

Y aquí, entera:


Repiten influencias Smithianas (de Robert) en "Void", aunque la canción a mí me suena muchísimo, como ya he dicho anteriormente, a otro grupo nórdico, A-Ha. "The Laughter" ha de escucharse como si fuera una canción perdida de OMD, un descarte (o mejor, ¡un bonus-track!) del "Architecture & Morality". Emocionante.

"Slow" no tiene nada de lenta, no. Empieza otra vez, en su introducción instrumental, como una canción de las más movidas de The Cure, después en los versos se aparecen grupos como The Alarm o Bolshoi...y, de repente, el estribillo es totalmente New Order de su mejor época. Si realmente fuera una canción de finales de los 80 alguien hubiera hecho una versión maxi que estaría desde entonces sonando en todas las discotecas sin parar. Prácticamente la misma estructura se repite en "The Companion", la siguiente canción. Lejos de cansar, tanta insistencia ayuda a introducirse en el submundo que nos propone el disco. Un submundo en el que vuelvo a desplazarme en mi Vespino azul con mi larga gabardina al viento, o en mi Dyane 6 descapotable (a la fuerza).

Llega entonces "Explosions", con homenaje casi nota por nota a Jesus & Mary Chain, pero sin distorsión. Como los de Pal Waktaar haciendo versiones de los hermanos Reid. Y después, "Henry". Y a continuación, "Under the Guillotine". Y más Chameleons, y más Echo & The Bunnymen... Y The Church...Y la preciosa "Still", que cierra el disco. Y ese sabor de boca que deja...Una mezcla de euforia por haber vuelto a sentir aquella sensación, y de melancolía porque sabes que tu época ya pasó. Qué bueno que, al menos, nos quede la música. Aquella, la que sonaba entonces, y ésta que suena ahora mismito en mis auriculares.

Publicar un comentario