martes, 3 de julio de 2007

Los Boinas Verdes, nº 1 en USA

Hola.

Estamos en 1966, año en el que nació un servidor. Por todas partes se respira aroma a incienso, paz, amor. Falta un año todavía para el "Verano del Amor", pero ya se han producido marchas contra la Guerra de Vietnam en San Francisco, Joan Baez es detenida en una concentración antimilitarista, los Beatles ya han visitado al Maharishi Yogi, Grace Slick se ha unido a los Jefferson Airplane, Janis Joplin ha hecho lo propio con Big Brother and the Holding Company, y Jimi Hendrix empieza a hacerse un nombre en Inglaterra. Los mencionados Jefferson Airplane, junto a Grateful Dead y Quicksilver Messenger Service, principalmente, amenizan los "happenings" que el gurú del ácido, Owsley Stanley, montaba alrededor de su autobús de colorines.

Mientras, otro gurú, Bob Dylan, se convertía en proscrito, acusado de venderse a la industria por haberse pasado a la guitarra eléctrica. Ese grito de "¡Judas!" iba a pasar a la historia. Poco después tuvo su famoso accidente de moto, antes del cuál tuvo aún tiempo de legarnos una obra maestra: "Blonde on blonde". Pero si hablamos de obras maestras, no podemos olvidar el tremendo pique entre dos gigantes, Beatles y Beach Boys, gracias al que todos nosotros podemos disfrutar de dos discos míticos como son "Revolver" y "Pet Sounds", con escasos meses de diferencia.

Ese año 1966 se publicaron o llegaron al número 1 en medio mundo canciones tan míticas como "Paperback writer", "Good vibrations", "Strangers in the night", "The sounds of silence", "These boots are made for walkin' ", "Monday, monday", "When a man loves a woman", "Sunny afternoon", "Wild thing", "Yellow submarine"...

Bueno, pues con todas esas canciones míticas, y ese ambiente de buenrollismo general, de paz y amor, de no a la guerra...el single del año en los Estados Unidos fue...



SGT. BARRY SADLER - The ballad of green berets

Efectivamente, Billboard eligió esta canción entre todos los números 1 del año como el mejor single de 1966.

Barry Allan Sadler tuvo una infancia difícil, y se refugió en la música. Tocaba la guitarra y componía canciones, pero ante la falta de oportunidades decidió alistarse en el Ejército. Sus superiores quedaron admirados ante su fuerza y tesón, y empezó a ascender hasta que llegó a las Fuerzas Especiales, convirtiéndose en un miembro del cuerpo de élite conocido como los Boinas Verdes.

Su nuevo rango le valió para conocer mundo, y uno de sus destinos fue Saigon. Allí, en una emboscada enemiga, resultó gravemente herido. Fue devuelto a los Estados Unidos y pasó una temporada hospitalizado. Durante su convalecencia recuperó su vieja afición, y pasaba el rato entreteniendo al resto de heridos con sus canciones. Un buen día un equipo de TV llegó al hospital con la idea de hacer un reportaje sobre heridos en combate, y en una de las escenas apareció el Sargento Barry Sadler cantando una canción patriótica, "The Ballad of Green Berets" (La Balada de los Boinas Verdes). Al emitirse el reportaje, el impacto en la sociedad norteamericana fue brutal. En una época en la que valores como el patriotismo, el heroísmo o el valor en el combate cotizaban claramente a la baja, la canción de los Boinas Verdes sacudió conciencias, y muchos americanos se abrazaron a ella como la última posibilidad de que su "establishment" todavía pudiera salir victorioso frente a esos melenudos anti-todo. El caso es que el éxito fue tal (con el boca a boca, Internet todavía no existía, jeje) que RCA se vio casi obligada a hacerle un contrato, sacar la canción como single, y acompañarla con un LP con el mismo nombre.



El single vendió varios millones de copias, y también lo hizo el disco. Barry Sadler, veterano de guerra y herido en combate, intentó rehacer su vida regentando un bar. Sacó otro disco, "The A-Team" (El Equipo A), pero no tuvo tanto éxito. Finalmente volvió a hacer lo que mejor sabía hacer, y se alistó como mercenario en Centroamérica. Allí fue tiroteado a los 48 años, en 1988, siendo trasladado de nuevo a los Estados Unidos pero sólo para permanecer confinado en una cama de hospital, y fallecer pocos meses después.

Su canción puede escucharse en la película de John Wayne sobre los Boinas Verdes, y, en plan parodia, fue recuperada por los Residents para su LP "Third Reich & Roll". En cualquier caso, tómese en serio o no, Sgt. Barry Sadler se convirtió en un "one-hit wonder" muy particular para la historia de la música, y en los Estados Unidos siempre se recordará como batió a los Beatles en el que tal vez fuera el mejor año de los ingleses.

En fin...una de esas curiosidades que tiene el mundo de la música. Pero el espíritu norteamericano es así, nos guste mucho o poco, y si no lo fuera el mundo sería bastante más aburrido...

Buenas noches...¡¡¡ descansen !!!
Publicar un comentario