lunes, 9 de julio de 2007

Judee Sill: de muñeca rota a artista de culto

Hola.

Ocurre cada cierto tiempo, y últimamente con muchísima frecuencia. Me refiero a ese fenómeno consistente en encontrar un disco viejo en un desván, descubrir que pertenece a un(a) artista del periodo 66-74 (preferentemente), rebuscar en la historia para averiguar que el personaje en cuestión pasó sin pena ni gloria, que vendió menos de 500 copias de su disco, que tuvo una vida difícil, desgraciada y, en algunos casos, corta...a continuación se reedita su disco...después, ¡oh Fortuna!, se encuentra una cinta perdida en otro desván (o en el mismo, jeje) con demos o con un boceto de disco pendiente de masterizar, se publica, vende bastante, y ya tenemos otro/a artista folkie-sesentero de culto. Si está vivo, además, es posible incluso que venga a algún festival veraniego. No es el caso, lamentablemente, de Judee Sill.


Lo que voy a contar ocurrió hace dos o tres años, pero es que yo me entero de las cosas con bastante retraso. Pues parece ser que por ahí circulaban algunas cintas de una desconocida cantante folk de los primerísimos setenta, cintas que contenían el germen de un disco sin terminar y, desde luego, sin ningún tipo de producción. Al final, en 2005, Jim O'Rourke se decidió a realizar las mezclas y así salió el disco "Dreams come true". Disco que, dicho sea de paso, un servidor no ha escuchado.

Este "Dreams come true" tuvo bastante éxito, dentro de lo que cabe. No me refiero a sonar en Los 40 o algo así, más bien, por ejemplo, a aparecer en algunas listas de mejores reediciones del año, en revistas como Uncut, por ejemplo. Como suele ocurrir siempre, todas las miradas se volvieron hacia 1971 buscando más material. Y allí estaba, aburrido de esperar a que alguien se fijara en él, su debut: "Judee Sill". Un disco bastante bueno, aunque tal vez algo magnificado por toda la historia que suele montarse en estos casos. Contiene algunas buenas canciones, entre ellas lo más parecido a un éxito que tuvo Judee en vida: "Jesus was a cross maker", de la que únicamente he podido encontrar un vídeo sin demasiada calidad.




A mí, sin embargo, me gusta más la canción que cierra el disco: "Abracadabra".



Y, sobre todo, "Lady O", canción que llegó a ser un pequeño gran éxito gracias a The Turtles.



Muchos la comparan con Joni Mitchell, y no les falta razón del todo, sobre todo por la voz. Sin embargo, Judee tuvo bastante menos suerte. Y no sólo por las comparaciones con "Blue", que salió el mismo año (no hablemos ya de "Tapestry"), sino por su vida privada, tremendamente difícil y repleta de tropezones. Huérfana de padre, rota la relación con su madre, se dedicó a llevar una vida inquieta y disipada, a medio camino entre la música y la autodestrucción, que la llevó a engancharse a todo tipo de drogas, robar, prostituirse, pasar un tiempo en la cárcel y, finalmente, morir de sobredosis antes de cumplir los 40 años.

Estamos en lo de siempre. ¿Todo eso es bastante para hablar de la Nick Drake o la Tim Buckley femenina? Pues no sé, no puedo dar una opinión objetiva porque muchos de esos cantantes folk de finales de los 60 me parecen algo sobrevalorados por las circunstancias de su vida (y de su muerte en muchos casos). De todas formas, en el término medio siempre está la mejor opción, y ni hay que proclamar cada día que se ha encontrado una nueva obra maestra ni tampoco es conveniente repudiar sin dar una oportunidad a todos estos discos que van apareciendo como setas desde los sótanos de medio mundo. Si yo lo hubiera hecho, me hubiera perdido el par de perlas que he colgado más arriba.


Dejo una última muestra de lo que Judee Sill, un poco deteriorada ya, era capaz de ofrecer con su voz y una guitarra. Se trata de la canción "The Kiss", que aparecía en su segundo álbum, el hoy también super-reivindicado "Heart food".




Bueno, pues les acabo de presentar, si no la conocían ya, a la penúltima (porque en estos instantes seguro que alguien está descubriendo a la última) artista de culto. Otra Vashti Bunyan, otra Linda Perhacs...


Buenas tardes.
Publicar un comentario