miércoles, 18 de julio de 2007

El OK Computer de los 60

Influido por la recomendación que recibí hace poco del disco de Billy Nicholls, “Would you believe” (1968), y todavía anodadado por su escucha, me decidí a buscar y rebuscar más discos sesenteros de sunshine pop y psicodelia barroca. En algún sitio, creo que en RYM, leí un comentario de un disco que alguien equiparaba, o casi, al venerado “Pet Sounds”. Se trataba de “Suddenly one summer” (1968), el único disco de un misterioso grupo llamado J.K. & Co.




En estos tiempos, la verdad sea dicha, no resulta demasiado complicado escuchar un disco si te lo propones. Así pues, me dispuse a buscar, escuchar, y ver por mí mismo qué había de cierto en tan elogiosos comentarios…

Bueno, pues todo era cierto. Estamos ante una obra cumbre del pop orquestal, barroco, psicodélico y todos los adjetivos que le queramos añadir. No seré yo quien lo compare al “Pet Sounds”, pero me gustaría ponerle ambos discos a alguien que no sepa quienes son los Beach Boys y ver su respuesta.

Al igual que el “S.F.Sorrow” de los Pretty Things, este disco es un repaso a la vida humana, desde el nacimiento hasta la muerte. Supongo que por eso se abre con un breve instrumental llamado “Break of dawn”, oscuro y tétrico…como debe ser el nacimiento visto desde dentro, vaya…En escasos 30 segundos transmite un desasogiego que, junto a la expectación ante lo que falta por escuchar, resulta altamente excitante.

La siguiente canción, “Fly”, se describía en algún número lejano de Mojo como “la canción que Radiohead hubiesen hecho en el verano del amor”. También en algunas webs he leído que este disco ha sido durante mucho tiempo considerado como el “OK Computer” de los 60… Pues es cierto, ¡otra vez! ¡¡Esta canción es puro Radiohead!! Es hipnótica, desconcertante en su inicio, inquietante en su desarrollo…y tenebrosa al final, con unos efectos… ¿Cómo se hacía eso en los 60? Con mellotrones, supongo... No he encontrado la letra, pero está llena de referencias a “vuelos”, “viajes”, “expandir la mente” y también algunos consejos que se repiten: “encuentra tu camino”, “no estés triste sino alegre”, y frases similares.

Fly by J.K. & Co. on Grooveshark

Sigue el álbum con otras canciones más alegres (“Little children”, "The times"), otras que recuerdan casi a grupos como Cream o Traffic ("Christine"), cortes psicodélicos, instrumentales y raros que enlazan unas canciones con otras ("Speed", "Crystal ball"), otras canciones más melancólicas y tristes ("Nobody") y psicodelia, mucha psicodelia; y drogas, muchas drogas. "My happiness is in the needle" (Mi felicidad está en la aguja) dice J.K. en una canción.

Christine by J.K. & Co. on Grooveshark

Arreglos de cuerda, de viento...órganos...un sítar (en "Magical fingers of Minerva"), un clavicordio (en "Land of sensations and delight")...muchas travesuras sónicas, una voz muy modulada, madura, cambiante de canción a canción, que visita registros diversos y transmite también diversas sensaciones... Guiños al "All thing must pass" de George Harrison...¡2 años antes de que se publicara el disco del ex-Beatle! Más guiños a Donovan, sobre todo al psicodélico.

Magical Fingers of Minerva by J.K. & Co. on Grooveshark

Y finalmente, "Dead". Como corresponde. Se cierra el disco y la vida del protagonista, sin dejar muy claro cómo ni por qué. Y de repente, cuando todo se ha desvanecido ya, vuelve a sonar la melodía de "Fly"...y vuelves a escuchar esa sugerente voz que recita "If you want to fly..." y luego calla, ya definitivamente.

Y te quedas con un nudo en la garganta.

No hay vídeos. No hay documentos gráficos. Pero es que además, cuentan que el tal J.K. tenía ¡¡¡ 15 años !!! cuando imaginó, creó y grabó este disco, acompañado de un arreglista casi de su misma edad, y de unos músicos de sesión. ¿No es increíble? La leyenda se ha ido alimentando con el tiempo, máxime teniendo en cuenta que nada más se ha sabido del chavalote desde principios de los 70. Y para nada esperéis un disco lo-fi grabado en la cama con una guitarra acústica...yo no sé a quién engatusó, pero esta grabación es 100% profesional, con enormes arreglos (ya lo había dicho, ¿verdad?), con músicos de sesión tremendamente efectivos, efectos, teclados, instrumentación muy diversa y a veces exótica...

En 2001 Sundazed Records lanzaron el disco en CD, y por lo visto en el libreto se explica toda la historia. Así que yo, en cuanto lo encuentre, lo compraré. Absolutamente recomendable.

Publicar un comentario