jueves, 28 de junio de 2007

El éxito imprevisto

Hola a todos.

Es muy interesante el tema de los éxitos imprevistos. Esas canciones que se lanzan sin ninguna aspiración, o se cuelan en la cara B de un single, o se meten de relleno en un LP, y de repente a la gente le da por escucharlas, cantarlas, meterlas en anuncios publicitarios, etc. y así se convierten en éxitos masivos.

A principios de los 60 el panorama musical era, en general, y según cuentan (yo no lo creo así), bastante desalentador. En los Estados Unidos triunfaban los "teen idols", cantantes jóvenes con apariencia de niños bien, voces candorosas, sonrisas Profidén, tupés sin un pelo fuera de sitio...los yernos perfectos, vaya. Ejemplos los hay a montones: Neil Sedaka, Dion, Johnny Tillotson...

Uno de estos cantantes era Bobby Vinton. Aunque llevaba ya varios años en el negocio, no fue hasta 1962 que consiguió triunfar con una canción escrita por Al Byron y Paul Evans llamada "Roses are red (my love)", la típica balada romanticona con arreglos orquestales y puesta en escena trascendental.



BOBBY VINTON - Roses are red (my love)

La canción llegó al número 1 de las listas norteamericanas, y Vinton consiguió que la pareja Bacharach/David le prepararan una canción con todos los ingredientes para repetir triunfo: "Blue on blue".

Efectivamente, con "Blue on blue" Bobby Vinton repitió éxito, aunque esta vez se quedó en el número 3, que tampoco está nada mal. Estamos ya en el verano de 1963, y todavía no estaba muy de moda lanzar LPs porque sí, normalmente se hacía para acompañar alguna canción de éxito, de manera que las restantes canciones solían ser versiones, o directamente de relleno. No se iba a hacer una excepción con Mr. Vinton, pero en este caso alguien tuvo la idea de que, para promocionar "Blue on blue" (que así se llamaba también el disco), todas las canciones del álbum, originales o versiones, llevaran la palabra "blue" en el título. Así, el disco se abría con "Blue on blue" y a continuación aparecían éxitos como "Blue moon", una vieja canción de los años 30 que ya había llegado al número 1 en la versión doo-wop de los Marcels (¿os acordáis de la película "Un hombre lobo americano en Londres"?), "Blue blue day" que también había sido número 1 en la garganta de Don Gibson, la famosa "Blueberry Hill" o "Mr. Blue", un oscuro éxito de 1958 del grupo The Fleetwoods.

La cuarta canción de la primera cara del LP era una vieja canción escrita por una pareja de compositores llamados Bernie Wayne y Lee Morris. Es una canción difícil de rastrear, y parece ser que data de finales de los 40, puesto que Tony Bennett solía cantarla en sus conciertos de los primeros 50 e incluso la lanzó como single. También la cantaron grupos escasamente conocidos, como The Clovers o The Moonglows, entre los últimos 50 y los primeros 60. Era una de las canciones menos afamadas de todas las versiones que se colaron en el disco, y seguramente su único mérito para aparecer en él era que cumplía el caprichoso requisito: su título incluía la palabra "blue". Sin embargo, se convirtió de manera inesperada en el segundo número 1 de Bobby Vinton, y seguramente en su canción más recordada. Ya os habréis imaginado que se trata de la inmortal "Blue Velvet".



BOBBY VINTON - Blue velvet

Curioso, ¿verdad? El éxito que tantos buscan sin conseguirlo, a veces llega cuando uno menos lo espera.

Buenas noches.
Publicar un comentario