domingo, 6 de julio de 2008

Canciones para un funeral

Hola.

Un pequeño desastre informático me impidió estar con ustedes la semana pasada. Por encontrarle algo bueno a lo que pasó, diría que he aprendido algunos truquillos de informático y bastante de vivir sin ordenador ni conexión a Internet. Vaya, quien no se consuela es porque no quiere.

Pero ya ha vuelto la normalidad, así que vayamos a lo que interesa.

Esta semana todo el mundo parece haberse puesto de acuerdo en hacerme pensar sobre funerales y cosas así de tétricas. Bueno, todo el mundo en realidad son una emisora de radio (creo que Radio3, no recuerdo qué día) y un periódico (el blog de The Guardian, ayer sábado). En el programa de Radio3 pillé empezada una conversación sobre las diferencias entre los funerales mediterráneos y los anglosajones, diferencias que seguro ustedes han notado en más de una ocasión, aunque sea a través de las películas (que es como muchos, los que no viajamos, aprendemos sobre el funcionamiento de otras sociedades).

Se habrán dado ustedes cuenta de que en otros países un funeral es un acto emotivo, de despedida, seguramente triste, pero no trágico. Es decir: una celebración, aunque parezca extraño. Se celebra haber conocido a esa persona que se va, los momentos mágicos o divertidos compartidos con ella, se comparten los buenos recuerdos, la gente allegada dice unas palabras que siempre son emocionantes pero que se dedican a resaltar aspectos positivos y a recordar hechos agradables, a veces (en las películas, claro) provocando incluso la sonrisa de los asistentes.

Aquí, eso sería impensable. Si a alguien, en un pueblo pequeño como el que me vio nacer (escenario de la inmensa mayoría de funerales a los que he asistido) se le ocurre no llorar en un funeral, ya no digo echarse unas risas, sería lapidado automáticamente por la Guardia Pretoriana del pueblo (esa formada por las mujeres mayores de 60 años que se conocen al dedillo la vida y milagros de todos los habitantes de la villa).

Más todavía: allá, durante la celebración...¡¡Sacan comida!! ¡¡Y suena música!! Aquí, como mucho, suenan las cuentas del rosario pasadas a toda velocidad por las manos de...sí, de la Guardia Pretoriana, 24 horas a su disposición para el pre y el post funeral. Y muchos llantos, sólo interrumpidos por los consabidos "te acompaño en el sentimiento" y "no somos nada". A nadie, en su sano juicio, se le hubiese ocurrido entrar en casa de mi madre antes o después del funeral de mi padre, y echarse unas risas recordando lo bromista que era y las pequeñas putadas que le gustaba gastar a la gente, algunas ya míticas en el pueblo.

Y como las listas les gustan a los ingleses (y a nosotros) más que cualquier otra cosa, no podía faltar la típica lista de canciones que te gustaría que sonaran en tu funeral. Según The Guardian, hay un cementerio en Adelaida (Australia), que ha elaborado su top-10 con las canciones que más suenan allí:

01 Frank Sinatra - My way (era de esperar)
02 Louis Armstrong - Wonderful world (¿Inyección de optimismo para los que se quedan?)
03 Andrea Boccelli & Sarah Brightman - Time to say goodbye (Obvia, por el título)
04 Nat King Cole - Unforgettable (el "No te olvidan" de nuestras coronas)
05 Bette Midler - The wind beneath my wings (Derechos al Cielo)
06 Varios - Amazing Grace (Otra muy obvia, supongo que para los creyentes)
07 Vera Lynn - We'll meet again (Es lo que siempre se dice, aunque no se crea)
08 Judy Garland - Over the rainbow (No me lo esperaba, pero es bastante lógico)
09 Harry Secombe - Abide with me (Por lo poco que sé, otro himno religioso)
10 Varios - Danny Boy (Típica canción de despedida irlandesa, casi un himno para ellos)

En realidad es una lista interesante. Hay alguna obviedad, pero uno esperaba el típico "Highway to hell" para los malos malotes (más todavía tratándose de un cementerio australiano) y el "Stairway to heaven" para los buenos buenorros, o "The show must go on" de Queen para despedidas artísticas a lo grande. O tal vez "Dust in the wind" de Kansas, "The End" de The Doors, "Knockin' on heaven's door" de Dylan...en realidad hay muchas bastante apropiadas...

De los nuestros me quedo con "No es serio este cementerio" de Mecano. ¿No habíamos quedado en no ponernos tristes? Pues eso.

Pero lo mejor llega en los comentarios de los lectores de The Guardian:

- Return to sender (polvo eres, y en polvo te convertirás)
- The Drugs don't work (para según qué causas de fallecimiento)
- Great Balls of Fire (en una cremación)
- Burn, baby, burn (también para los crematorios)

Y otras así.

Alguno prefiere a My Bloody Valentine, otro a The Smiths ("There's a light that never goes out")...

Pero de todas las opciones que he visto en las distintas páginas que he visitado, creo que la que más me convence es...



Sean optimistas.
Publicar un comentario en la entrada